El clima de Hirohiko Araki en Baoh

Cuando se le preguntó al maestro de la historieta argentina, Alberto Breccia, sobre sus mayores preocupaciones a la hora de dibujar una historieta, su respuesta fue: “Crear climas”. ¿De qué manera se puede graficar un clima? ¿Qué clima debe tener determinada historia? Con estas palabras, el autor entiende al clima como la pieza fundacional en donde se basa la historia a contar en la historieta. El tronco primordial que une las ideas y así crear una atmósfera idónea para que la historia se lleve a cabo.

Pero entonces, ¿qué tiene que ver Alberto Breccia con un mangaka que dibuja tipos forzudos en poses extravagantes con espíritus que tienen poderes especiales?

Para eso hay que remontarse a una de sus obras previas a JoJo’s Bizarre Adventure. Publicado en la Shonen Jump entre 1984 y 1985, Baoh fue el último intento, previo a JoJo, de Araki en triunfar a lo grande en la revista. La serie contaba la historia de Ikuro Hashizawa, un joven adolescente víctima de un experimento que lo transformaría en Baoh “el arma biológica más formidable jamás creada por la organización Doress”. La serie narraba cómo Ikuro y Sumire, una jovencita con poderes premonitorios, escapaban constantemente de las garras de la oscura organización para deshacerse de ellos al considerarlos engendros de la naturaleza y una amenaza para la prosperidad de la misma.

La dinámica de la narración se basaba en cómo los protagonistas vencían al asesino a sueldo de turno enviado por Doress. Algo formulaico si se tiene en cuenta el hecho de que la mayoría de los capítulos se resuelven gracias a algún poder o transformación del protagonista. Si bien constaba de una premisa original para la época (conspiración biológica suena más novedoso que otro clon de Hokuto no Ken o Dragon Ball), su desarrollo no fue suficiente para acaparar la atención del público. Baoh constó de solamente 9 capítulos para luego ser cancelado y recopilado en dos volúmenes.

Sin embargo, aún con pocos capítulos, la serie logra mostrar dos de las claves del estilo narrativo de Araki, los climas y el ritmo. Mucho antes de las poses extravagantes y los cuerpos esbeltos, el autor demuestra que el medio en el que se encuentra es, principalmente, el de la narrativa gráfica. Por eso es que, en una de las primeras secuencias del manga, el autor brinda no sólo una atmósfera distinta al típico shonen de la Jump de los 80s, sino que también maneja la tensión y expectativa del lector de una manera peculiar:

Si bien algo primerizo en contraste a lo que vendría a continuación, Araki utiliza la narrativa a favor del clima para situar al lector en un contexto deseado. Hay muchísimos recursos en acción: La secuencia con la máscara mirando al lector y el giro de la cámara dentro de la habitación, la imagen de la niña de espaldas y su súbito giro, los tamaños de las viñetas y hasta las onomatopeyas que acompañan el movimiento del dibujo, por nombrar algunos. Puede que el estilo de dibujo no sorprenda, aún faltaría bastante para que el mangaka desarrollase su fascinación por la anatomía humana, pero la narración está al servicio del clima.

Otros puntos a favor con los que cuenta el autor en esta temprana etapa es el manejo del suspenso y la cámara, ambos al servicio del ritmo impuesto por el tono de la historia. Si bien Baoh era publicada en una revista apuntada a jóvenes lectores, el tono y la narrativa del manga parecían extraídos de una película de terror. Y aquí no hablo de las brutales muertes o el nivel de sadismo al que podían llegar tanto los asesinos de Doress como el propio Baoh. Si bien estos son elementos que ayudan a componer el tono, Araki sabe que la clave del terror está en la posición de la cámara y el ritmo narrativo:

El escenario ayuda en gran medida a la construcción del suspenso. Una estación de servicio abandonada en el medio de una lluvia torrencial, casi como la típica parada de un grupo de jóvenes en el medio de un road trip en una película de terror tipo slasher. Las pistas no sólo están sino que también son mencionadas, pero el real acierto está en la segunda página. Las viñetas chiquitas, que detallan pequeños vistazos de que algo raro está pasando. Luego, la tira de tres viñetas del final que revela quién está detrás (literalmente) de todo.

Pero la secuencia que realmente revela a Baoh como un comic de terror demuestra otra gran virtud del dibujante. Su capacidad para plantar la viñeta reveladora en el momento justo. ¿Y cuál es el momento justo? El que dicte el propio clima que el autor quiere tener en su obra. En este caso, Baoh denota su inspiración terrorífica de la siguiente manera:

La primera viñeta de la segunda página es la clave. Ese momento en el cual Baoh se revela como la máquina de matar imparable que es, ofreciéndole al lector lo más cercano a un golpe bajo que puede haber en la historieta. Ahí es donde se entiende hacia dónde quiere ir el autor con esta historia, o al menos con este capítulo.

El hecho de que Baoh pueda ser considerado una suerte de manga de terror no es por su contexto o sus personajes, sino por su narración visual. Sí, los experimentos, la violencia y monstruos pueden ayudar a condimentar el relato. Pero la esencia del mismo está en su tenebrosa narrativa. Habrá sido un intento fallido para Araki en términos de éxito de ventas, pero este manga es un claro ejemplo de que el autor entiende las mañas del medio en el que trabaja. No sólo eso, sino que también habla de su entendimiento sobre la narrativa visual del género de terror. No por nada publicó un libro de análisis sobre películas de terror y sus subgéneros, quizás Baoh fue su manera de desquitarse con esa obsesión en el momento.

Araki comprendía los temas con los que trataba y decidió graficarlos como una película de terror, dibujando con ese clima y esa narrativa en mente. Con su habilidad, Baoh no sólo logra ser una entretenida y breve lectura, sino que también es un ejemplo más que claro a la hora de estudiar lo que hablaba el maestro Breccia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: