Memorabilia: Silver Surfer (Vol. 2) #01

Si hay algo que sobrevuela sobre el personaje creado por Jack Kirby, es la tragedia. Norrin Radd no solo sufre como un desterrado heraldo cuya aparición es sinónimo de muerte, sino como alguien que le costó mucho perdurar en la historia editorial. Su primer volumen fue cancelado tras 18 números, algo que le ha dolido mucho a Stan Lee, su fanático número uno. No fue hasta 1982 que hubo un segundo intento que pereció tras su primer issue. Sin embargo, esta revista hecha a cuatro manos entre The Man y  John Byrne, sea tal vez una de las historias más bellas del Surfer.

RCO001_1465265047

El Surfer decide que es momento de terminar su exilio terrícola forzado por Galactus, quien rodeó a nuestro planeta de un campo cósmico para que no pueda huír. Con la ayuda de los Fantastic Four, Norrin logra cruzar la barrera y dirigirse a Zenn-La, su planeta de origen, aquel por el cual cambió vidas con el devorador de mundos para proteger a su gente y, prioritariamente, a su amada Shalla Bal. Sin embargo, Zenn-La es un mundo devastado, producto de la venganza de Galactus tras haber sido traicionado por su heraldo durante la ya mítica Galactus Trilogy, ocurrida en Fantastic Four (Vol. 1) #48-50. Tras descubrir que además Mephisto secuestró a Shalla Bal, nuestro héroe se ve obligado a tener que volver a la Tierra, cruzando nuevamente la barrera cósmica que lo atrapaba.

Nuevamente el motor del Surfer está en la tragedia, la pérdida de las cosas que le dan su identidad primaria, vagando en un mundo ajeno, sin su amor. Lo más interesante de este fortuito one-shot es tal vez su tercer arco, donde ocurre una reversión del mito de Orfeo y el héroe tiene que descender hacia los avernos para recuperar a su Shalla Bal. La tortura de nuestro personaje es perpetua, y no hay nada que se pueda hacer para que pueda encontrar la paz, tal vez su destino sea nunca encontrarla.

 

 

Para 1982, John Byrne estaba en la cresta de la ola. Previo a este momento, venía de participar en las ya míticas Dark Phoenix Saga y Days of Future Past de Uncanny X-Men y hacía un año que era artista integral en Fantastic Four, las dos franquicias más importantes en Marvel para principios de los ochenta. Su arte lo mostraba como un gran sucesor de Jack Kirby y no resulta extraño que Stan Lee se haya acercado a él para intentar el resurgimiento de un nuevo volumen para el surfista, después de la novela gráfica que hiciera junto con Kirby para la editorial de libros Simon & Schuster en 1978.

Por su lado, Stan Lee, que para ese entonces estaba alejado de la de escritura salvo casos muy puntuales, dio lo mejor de sí. A la vieja usanza, le otorgó a Byrne el plot a seguir, para luego adozarle los diálogos que adquieren un nivel magistral. Los soliloquios están cargados de un dolor reflexivo, donde se pregunta, sin entender, qué le pasó a su planeta natal y si él va estar condenado a un sufrimiento eterno.

 

 

Tan amarga como la vida del Surfer fue la recepción del issue. El poco interés de la gente hizo que el segundo volumen no llegara a puerto, y hubo que esperar a 1987 para un nuevo intento, esta vez con Steve Englehart y posteriormente Jim Starlin. Para 1988 volvería Stan Lee con Parable, un especial de dos números publicados en Epic, el subsello de Marvel, dibujados por Mœbius.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: