Devlin Waugh, Swimming in blood: Asalto al precinto subacuático

En el vasto universo presentado habitualmente en 2000 AD, las historias pesimistas y post-apocalípticas presentaban personajes que tuvieran un mood a la altura de la situación. Siendo Judge Dredd un ejemplo hiperbólico donde un juez, jurado y ejecutor no siente ningún tipo de empatía por nada que esté a escasos pasos por fuera de la ley. No es hasta Judge Dredd Megazine (Vol. 2) #01 publicado en mayo de 1992, que ingresaría al catálogo de los “mejores cómics de la galaxia” un personaje que venía a hablar de otras cosas.

RCO001

Creado por John Smith, histórico guionista dentro de la 2000 AD y creador también del cómic/concepto Indigo Prime, y Sean Phillips, quien ilustrara la primer historia del personaje, Devlin Waugh es un exorcista/asesino que trabaja para el Vaticano además de un vampiro homosexual de gustos refinados. Una clara muestra de la marca autoral del escritor quien siempre mostró un interés por el ocultismo a través de sus obras. Esto ya separa al personaje del resto de lo que podría ocurrir dentro la revista mensual.

Alertado por los precogs del Vaticano, un cardenal le pide a Devlin que se dirija a la prisión subacuática Larventz-Steiger ubicada en la zona de las Bahamas, debido a la llegada de un nuevo prisionero cuyas intenciones podrían ser aún más oscuras. En efecto, Landis es un vampiro milenario, cuyo paso del tiempo logró que pudiese adaptarse a cualquier situación y ser más resistente. Durante su estadía, logra revivir una enorme cantidad de cuerpos, resultando en nuevos vampiros que organizan una revuelta dentro de la prisión.

Lo más interesante del desarrollo de la historia a lo largo de nueve números, es la mezcla perfecta de la situación ocurrida en la prisión (llamada a modo irónico como Aquatraz) y la actitud despreocupada y camp de Waugh. No importa que la situación sea una cuestión de vida o muerte, él toma todo con naturalidad y diálogos pomposos. Sus gustos y su forma de ser son un contraste ideal para este escenario planteado en una cárcel invadida por vampiros. Casi como una reversión subterránea y terrorífica a Assault on Precinct 13 de John Carpenter, convirtiéndolo en la persona idónea para poder superar los conflictos planteados.

Dicho lo anterior, John Smith entrega una perfecta historia de horror vampírico. La tensión se siente en todo momento, sobre todo en el resto de los personajes separando a Devlin y su antagonista: las reacciones nerviosas y los delirios del director de la prisión, y la completa incredulidad de los guardias a cargo de la seguridad. Es evidente que Smith es muy fan del terror y, comprendiendo todos los vicios propios del género, supo entregar un guion tan brillante como concreto (su duración final no llega a las 80 páginas). La narrativa del mundo exterior alla Dark Knight Returns con viñetas/pantallas de televisión suma todavía más desconcierto, mientras observamos cómo trata de reaccionar el mundo exterior frente a un mal que desconocen por completo.

Todo este universo cargado de escenas desagradables le calza perfecto a Sean Phillips, quien ya había trabajado con Smith para New Statement de la revista Crisis. La mezcla de distintos estilos a lo largo de las páginas, e incluso dentro de las mismas, son un deleite que están a la altura del relato. El dibujante sabe imprimir el horror no solo en la cara de los personajes sino también en el relato mismo. Son varias las viñetas que incluyen retratos perturbadores que, seguramente, dejarían a más de uno con imágenes desagradables. Ocurriendo eso, Swimming in Blood comete su objetivo en este mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: