Memorabilia: Turtles Take Time

En la cresta de la ola de popularidad que atravesaban las Teenage Mutant Ninja Turtles en todos los medios de entretenimientos habidos del momento, Kevin Eastman y Peter Laird, sus creadores originales, lograron otro de sus sueños. Que el mismísimo Richard Corben, uno de sus ídolos, dibujara una aventura de los reptiles que resonaría a lo largo de la historia de los personajes y a través de todas sus encarnaciones.

ttt-cover

Con una serie animada explotando los ratings, muñecos y videojuegos a mansalva y una película live action en camino, los noventa se perfilarían como el boom más grande para las Turtles. En este contexto, Eastman y Laird tenían cada vez más responsabilidades como creadores de la marca y supervisores de cada producto que se llevaba a cabo, por ende, las historietas debían pasar a un tercer plano en sus prioridades con los personajes. Sin embargo, al ser los cómics su pasión primordial, nunca tuvieron intenciones de que su serie regular desapareciera o fuese cancelada sin más. Con el paso del tiempo, ambos rotarían en sus deberes como dibujantes y guionistas, incluso a veces haciendo ambas cosas. Y fue también gracias a distintos colaboradores como Jim Lawson, Michael Zulli, Rick Veitch, Michael Dooney, y un largo etc. más, que la serie se mantuvo viva durante un buen tiempo.

Entran Richard Corben y Jan Strnad para llevar a cabo una corta historia sobre viajes en el tiempo, aventuras y muchísima acción titulada “Turtles Take Time”. El one-shot publicado en el número 33 de la serie original de las Tortugas en el año 1990 fue un sueño cumplido para Eastman. El mismo relata en el prólogo del número que el artista es, junto a Jack Kirby, su influencia más importante en la vertiente artística del mundo de las historietas. Si con Kirby había descubierto el potencial de la narrativa en viñetas, con Corben le fue revelado el alcance del mismo a través de la libertad artística sin restricciones en su contenido ni limitaciones por continuidad o personajes de una editorial.

33-3

Todo lo que menciona Eastman se hace presente en la historia a través del distintivo estilo del lapicista americano. El realismo exagerado, su distintivo coloreado, acción tan cómica como violenta y muchísima atención en la narrativa para que sea acorde a la historia contada. Los modelos de las Tortugas van cambiando a medida que saltan a través del tiempo y Corben cuida especialmente el apartado estético de cada vestimenta y armamento tanto en la época medieval como la de los piratas y la prehistoria.

Las ideas narrativas de Corben en la historieta son simples pero efectivas. Las cuatro viñetas en paralelo para la comedia, los silencios, páginas que se dividen en viñetas para aumentar la tensión, los primeros planos, la destrucción y distorsión de las viñetas cada vez que se viaja en el tiempo, y muchos trucos más. Quizás lo más llamativo del autor sea su estilo pictórico para las imágenes, pero no deja de haber ideas efectivas de narración para una historia con un tinte tan divertido como repleto de acción.

Jan Strnad, un colaborador usual de Corben, crea un guión tan simple como efectivo para que el dibujante vierta toda sus virtudes narrativas en cada página. Las Tortugas encuentran una mini máquina del tiempo que las hará viajar a distintas épocas, tanto de la historia como de sus propias vidas. Mezclando la violencia con el humor, incluso a veces poniendo a los personajes en situaciones tan divertidas como cruentas, hasta el punto de exterminar a los antepasados de la raza humana. Claramente sus acciones no tienen mucha relevancia en la historia central de las tortugas, pero lo vertiginoso y exagerado del viaje hacen que valga la pena más allá de la parte gráfica.

33-4

Cualquiera que haya sido expuesto a más de una encarnación de las Tortugas pensaría hoy que los viajes en el tiempo tarde o temprano deben estar presente en cualquier encarnación de los personajes. “Turtles Take Time” primerea al videojuego “Turtles in Time”, a la desastrosa tercera película live action de los adolescentes mutantes e incluso inspira al corto exclusivo de la San Diego Comic-Con de 2016 “Turtles Take Time (and Space)”. Si bien el filme puede no tener mucha relación con la historia, el arcade presenta varios escenarios inspirados en la historieta. Si es que la influencia ha sido directa o indirecta nadie podrá saberlo, lo que sí se sabe es que Corben y Strnad dejaron una inolvidable aventura de las ninjas en apenas 28 páginas.

sin título

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: