Los diversos mundos de Quique Alcatena

Quique Alcatena continúa presentando su última publicación, Dr. Paradox, y en el marco de una firma de ejemplares en la Feria del Libro, el artista integral conversó con 9 Paneles sobre este peculiar personaje. También dialogó sobre futuras reediciones y su relación con dos de los guionistas más importantes del país, y hasta se dio un tiempo de revisitar su breve paso por su obra inglesa a principios de los 90.

5630f2ced22a0_crop

¿Qué influencias sentís más presentes en este trabajo para Totem Comics y publicado hoy por Comiks Debris? 

Hay una gran parte de mi gusto por la Silver Age, más que nada al diseño de los personajes y ciertas situaciones que se dan o daban en ese tipo de historieta de superhéroes. Pero también creo que hay otras cosas más, mucho humor absurdo, fantasía y, sobre todo, mucho humor. No se por qué, generalmente cuando hago superhéroes me sale ese tono naturalmente. No es que lo busque, como la Silver Age haya tenido esa luminosidad, quizás difícil de mantener hoy en día después de tantas cosas que hemos vivido junto a la historieta, siento que recuperarlo hoy sin un poco de humor irónico es difícil. O prácticamente imposible.

Muy en sintonía con las historias de Bob Haney en Brave and the Bold

Sí, eso se dio naturalmente porque ya de entrada tenía muchas historias que quería contar y muchos personajes. Y me dio la sensación que Paradox era un personaje lo suficientemente camaleónico como para meterlo con cualquier otro. Es más, me cuesta pensar una aventura de él solo. Me parece que el personaje gana y también se define en contraposición al que sea que esté con él o contra él en ese momento.

Siguiendo con Totem, incorporaste al catálogo de historias a dos personajes tuyos que salían en la Comic.ar, Dugong y Manatí, ¿hubo algún cambio entre estas dos etapas?

Cambia el formato más que nada. Porque la idea es hacer una aventura larga y muy diferente a lo que veníamos haciendo con lo anterior, que era en formato de tira y una aventura más corta. Acá va a ser una aventura que va a permitir desarrollar, espero, situaciones y personajes que en la otra no tuve tiempo de hacer.

 

¿Qué virtudes crees que tiene el trabajo online de Tótem? ¿Ha cambiado en algo tu manera de trabajar o de pensar las historias?

No, para Fernando [Calvi] y para mi, que estamos desde el principio, fue como un cable a tierra darnos un gusto de dibujar historietas de superhéroes. Te podría decir que este formato “te obliga a publicar algo por semana”, pero nosotros ya veníamos con disciplina de trabajo desde hace años. Simplemente nos damos el gusto de abordar un género que quizás nuestro trabajo comercial no representaba.

Y quizá la plataforma Totem te ayudó a llegar a otras personas que quizás no conocían tu trabajo, desde el punto de vista de publicar en Internet.

Sí, espero que sí (risas). Lo que pasa es que cuando lo planteamos, el papel no era una opción, porque era a color, iba a ser caro y lo sacábamos nosotros porque queríamos. Pensábamos que no había ningún editor interesado en eso, y estaba la posibilidad ahora que te da la tecnología de hacer un blog y lo aprovechamos.

¿Tu futuro está enfocado en seguir con Paradox y Dugong o hay otros planes?

Ahora haré unos cuantos meses Dugong y Manatí, que hace rato quería volver a ese universo, y eventualmente seguramente volveré a Paradox, si me da el tiempo y me da la vida.

De a poco se van publicando obras tuyas que hasta el momento no fueron recopiladas, o incluso algunas que no fueron editadas acá. Se rumorea que este año saldría El Mago recopilado completo ¿qué podes contarnos de esa obra?

La recuerdo con cariño porque fue un trabajo que hice con Ricardo Barreiro, un tipo que yo quise mucho. El Mago fue el trabajo en donde encontramos la forma de potenciarnos mutuamente y fue muy lindo laburo, le tengo cariño. Y lo bueno de concretarse esta edición de Lea Caballero [Purple Books], es que incluiría la segunda parte que no fue recopilada en su momento, la cual apareció serializada nada más.

 

¿Sentís que hubo un tipo de evolución entre La Fortaleza Móvil y El Mago?

Y creo que está mejor contada. La Fortaleza Móvil yo todavía estaba buscando una forma de contar gráficamente y me cebaba con la imaginería que te permitía desarrollar la historia y quizá no le daba tanta bolilla al fluir de la narrativa. Y en El Mago eso está más cuidado y está mejor.

¿Habían diferencias laborales al momento de dibujar para el Loco Barreiro y posteriormente Eduardo Mazzitelli?

Ricardo sabía para el lado que yo corría y él escribía el guion. Con Eduardo prácticamente de entrada ya empezábamos a  charlar mucho lo que íbamos a hacer juntos. Antes de empezar a escribir el guión hablábamos situaciones, personajes, ambientaciones… Pero siempre hicimos eso, prácticamente desde el principio. Con Ricardo no hubo tiempo de hacerlo. Por situaciones de la vida, yo trabajé más con Eduardo e hicimos un team más estable y Ricardo era medio caótico en su vida.

Era como una suerte de Método Marvel pero más conversado, tu relación con Eduardo.

Sí, no era como el viejo sistema del guionista llevando trabajo al editor y el editor te lo pasa a vos. La Fortaleza fue así: [Alfredo] Scutti me dijo “tengo esto ¿te gustaría hacerlo?” y Ricardo no lo había pensado para mi. El Mago sí.

¿Y vos encaras distinto si el guión es ad hoc a vos o por pedido de un editor?

Qué se yo, estoy muy mal acostumbrado (risas). Hasta con Chuck Dixon y Alan Grant hemos charlado los guiones. Las cosas que hice para otro lado, como para la India no. Pero igual le pongo, me entusiasmo. Por suerte me han tocado hacer historias que nunca me sorprendieron para mal o pensar “que garrón dibujar esto”, entonces uno le pone. Pero por supuesto yo me mal acostumbré con Eduardo a hacer todos proyectos nuestros, nunca vino uno a decir “hagan esto” o “tenemos esto ¿te gusta?”.

Hablamos de Paradox, de Dugong y tu trabajo para la Record, ¿qué diferencias hay entre tus trabajos más “serios” y los más “freaks”?

Cuando estoy solo se ve que me sale eso, una cosa más humorística no se por qué. Otros guiones que he hecho por encargo son más de aventuras típicas. Por algún extraño motivo cuando hago superhéroes, es como que me sale esa vena naturalmente. No podría hacerlos solemnes, no podría hacer una grim and gritty, no me interesa hacer un personaje así.

Sin embargo hiciste Makabre con Alan Grant…

Bueno, pero eso fue una propuesta para la revista Toxic que tenía esa onda “reventada”. Encima era la época del grim and gritty, y si bien era así tenía mucha cosa freak, con esa onda inglesa de esa época media 2000AD lisérgico.

Y bueno, el dibujo original de la Toxic a colo la hacen diferenciarse de otras obras del grim and gritty…

Sí, a parte era muy loca. El grim and gritty inglés me gusta porque es tan desaforado, es tán over the top que no me molesta. Como Marshal Law, es tan zarpado…

La violencia de esos personajes ingleses va por un lado más paródico, son muy irónicos, a diferencia de otros que son violentos porque sí.

Claro, creo que son cosas que los americanos no entienden tanto, me parece. No es casual que Pat Mills y Kevin O’Neil sean ingleses. Si fueran tomados en serio, Marshal Law es insoportable, pero es tan exagerado y tan grotesco que te cagas de risa. Y Makabre estaba un poco en esa línea… Pero si yo me pusiera hacer algo en motus propio, no haría Makabre.

One Comment on “Los diversos mundos de Quique Alcatena

  1. Pingback: Marshal Law: Danza en la tumba de Superman – 9 Paneles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: