Black Paradox: Horror platónico

Desde mayo de 2018, con la publicación en Argentina de Uzumaki, la editorial Ivrea ha apostado por editar a uno de los autores de manga de terror más importantes de los últimos veinte años, Junji Ito. Reconocido por su grotesco imaginario, su proeza para el detalle, la narrativa y los fondos, además de ser uno de los autores más comentados y citados en Internet. Para mediados de 2019, la editorial publica Black Paradox en formato de lujo, una obra formidable y una gran entrada para cualquiera interesado en el vasto repertorio de horrores que habitan en la cabeza de su artista.

black-paradox-2250979

La teoría platónica del génesis del mundo indicaba que la verdadera realidad consistía en un mundo paralelo al que habitaban los seres humanos, el mundo de las ideas. Allí es donde residían la esencia de las cosas que plagaban el otro mundo, el mundo sensorial, aquel por el cual debía atravesar el hombre para liberarse de su prisión sensorial y volver al mundo “real”. Gran parte de esta teoría es tomada por Junji Ito para construir la trama que se desarrollará en Black Paradox, aunque claro, con el factor retorcido clásico del autor.

Black Paradox es el nombre de un sitio online suicida en Japón en donde se conocen cuatro individuos bajo los nombres de Marceau, Pidan, Rosi y Plateau. Durante su pacto suicida, se llevan a cabo una serie de eventos que postergarán el deseo del cuarteto de quitarse la vida. La aparición de elementos fantásticos como doppelgangers, piedras espirituales y mundos paralelos son los factores que llevarán adelante la trama y que impulsarán a los protagonistas a descubrir los secretos que esconden estos elementos. Una sucesión de eventos que desembocarán en consecuencias catastróficas hasta para la misma raza humana.

La historia fue serializada en la revista semanal Big Comic Spirits, de la editorial Shogakukan, apuntada al público de jóvenes adultos y con obras más del seinen. Ito ha participado en la revista con varias de sus obras y junto a autores de la talla de Taiyo Matsumoto, Naoki Urasawa e Inio Asano, entre muchos otros. Con una temática más adulta y orientada a cuestionar distintos valores de la sociedad, el autor logra introducirse en este público pero siempre con el horror y el suspenso como sus objetivos. Y es por esto último que Black Paradox resulta una obra sólida aunque algo caótica.

En primer lugar vale aclarar que gran parte del appeal del manga se da por la calidad artística de su autor. Siendo una obra de 2008, Ito está más afianzado en su estilo gráfico y narrativo, haciendo uso de su clásica vuelta de página de impacto y la narrativa a través del suspenso. Su dibujo, más volcado al impacto y no tanto al dinamismo de los personajes, encuentra efecto en las clásicas splash pages protagonizadas por aberraciones mutantes y con un nivel de detalle infartante.

Por otro lado, su narrativa gira más en torno a la creación de un clima y un entorno. La utilización del color negro como peso en los personajes, las viñetas que se achican y se agrandan según lo dicte la trama y el color blanco como puerta o ventana hacia otra realidad. Muy en sintonía con las influencias clásicas del manga de terror como lo son Kazuo Umezu (El aula errante) y Shinichi Koga (Eko Eko Azaraku), espeluznantes historias con trágicos finales y un excelente manejo del pacing y la narrativa de suspenso.

Sin título

Como bien se había mencionado antes, existen varios elementos fantásticos en la trama de Black Paradox, y en una primera lectura pueden parecer algo arbitrarios. Cuestiones como el suicido colectivo, dobles malignos, la vida como fuente de poder, realidades paralelas y muchos otros, son apenas tocados por el autor y no se realiza un trabajo de profundización en ellos, en sus consecuencias o explicaciones de su existencia. Pero esta falta de explicaciones tienen mucho que ver con el tipo de horror que el artista quiere transmitir. Esta beta Lovecraftiana de seres mitológicos y horrores ontológicos que escapan al entendimiento humano y que su existencia es el catalizador de incontables horrores.

Además de Black Paradox, el tomo cuenta con dos historias cortas “La Lamedora” y “El Pabellón del Horror”, esta última con páginas enteramente a color. Editado en formato de kanzanban (A5) resulta una entrada más que digna al horrible imaginario del autor con una historia autocontenida que cumple con sus objetivos.

Sin título

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: