Weekly Shonen Jump #1334: Esa cima inalcanzable

En enero de 1995 se lanzaba al mercado la segunda revista del año de la publicación Weekly Shonen Jump, un número con una circulación de 6.53 millones de ejemplares, la tirada más alta para una revista semanal de la historia del manga. Luego de ese monstruoso número, que para el mercado actual japonés parece tan lejano y para el norteamericano una utopía capitalista, las ventas comenzaron a desplomarse. En diez años los lectores ya se habían reducido a la mitad de aquel titánico número, para luego descender aún más hasta la actualidad, con poco más de un millón y medio de lectores por semana. ¿Cuál es el secreto detrás del éxito del mítico número? ¿Qué series se publicaban? ¿La Jump dominaba absolutamente el mercado? ¿Qué provocó el drástico descenso en sus lectores? ¿Cómo es el panorama actual y cómo sobrevive Shonen Jump?

5331700-1334

Si bien ya el fenómeno de las revistas antológicas gozaba de cierta masividad en las décadas de los 60′ y 70′, en los años posteriores se llevó a cabo un boom sin precedentes. Como se verán en los gráficos de más adelante, a nivel general, las ventas de revistas antológicas gozaban de muy buenos números para la época. Entre las publicaciones semanales apuntadas a los niños varones como la Weekly Shonen Sunday, Weekly Shonen Magazine y la Weekly Shonen Champion, se amasaba un promedio de 1.25 millones de ejemplares vendidos a la semana por revista. Todo también impulsado, en gran parte, por el titánico crecimiento económico del país en los 60′ y 70′, los cuales repercutieron en los años siguientes y que fueron claves en la proliferación de los estudios de animé que se encargaban de adaptar las obras publicadas en las revistas.

jump
FUENTE

¿CÓMO SE LLEGA A UNA TIRADA DE 6 MILLONES?
Como se muestra en el gráfico anterior, a partir de la década de 1980 la revista comienza un crecimiento meteórico en su circulación. Esto es en gran parte a causa de la publicación de varios de los mangas más vendidos de la historia como Hokuto no Ken, Dragon Ball, JoJo’s Bizarre Adventure, Captain Tsubasa, Kinnikuman y City Hunter. Los primeros tres con más de 100 millones de copias vendidas y los últimos tres entre 50 y 100 millones. A estos hitazos se le suma en 1990 una de las series más importantes de la década, Slam Dunk, la cual sería responsable de generar una fiebre por el básquet en el país y un fenómeno completamente nuevo para el género deportivo del manga. Estas series generan un índice de crecimiento de dos millones de lectores cada 10 años, número resultado del auge en popularidad de las adaptaciones a televisión de la época.

Para fines de 1994 y principios de 1995 los lectores estaban completamente atrapados por las tramas que se desarrollaban a lo largo de la revista. En Dragon Ball se narraba la aparición de Super Buu y sus enfrentamientos con Gotenks y Gohan en su versión definitiva. Mientras tanto, Slam Dunk se adentraba en el Campeonato Nacional, uno de sus arcos más importantes, con el partido entre Shohoku y Toyotama.  Ambas series son consideradas como los grandes pilares de la Jump en esta etapa, tanto por sus lectores como por los propios editores que trabajaban en la publicación.

017
“La circulación de la Jump llegó a ser de 6.53 millones gracias a series como Slam Dunk y Dragon Ball” – Masahiko Ibaraki

Mientras tanto, en el resto de la revista, proliferaban mangas que también explotaban la acción y la aventura pero desde distintas vertientes. JoJo’s Bizarre Adventure se encaminaba hacia el final de su cuarto arco, Diamond is Unbreakable, y Captain Tsubasa continuaba con su secuela World Youth en la que se relataba el campeonato mundial juvenil. Dragon Quest continuaba siendo un éxito de ventas potenciado por sus videojuegos y Kochikame seguía consolidándose como la publicación más longeva de la historia de la revista. Vale la pena mencionar también a una serie con un éxito enorme a futuro recién comenzaba a asomar su cabeza, Rurouni Kenshin. La creación de Nobuhiro Watsuki cerraba, de manera triunfal, su primer gran arco y se perfilaba como uno de los grandes éxitos a futuro. También habían series de humor como Tottemo! Luckyman y Shin Jungle King Tar-chan o de vida juvenil como Bonbonzaka High Drama Club que ayudaban a captar otras audiencias para la revista. Otra importante publicación fue Kagemusha Tokugawa Ieyasu, de Keiichiro Ryu y Tetsuo Hara, una serie más adulta que gozaba de cierta popularidad por la temática histórica y los dibujos del co-creador de Hokuto no Ken. No sólo convivían varios hits del shonen en las páginas de la Jump, sino que había manga para gustos variados y de gran nivel.

DECLIVE
Hay varios factores de diversas índoles que afectaron la tirada y base de lectores de la Shonen Jump luego de este hito de ventas. Como punto de partida se puede tomar al desenlace de sus series más importantes como punto final para varios de sus compradores. Tanto Slam Dunk como Dragon Ball sufrieron un poco a causa de sus finales. La primera con una conclusión abrupta y sin un cierre definitivo, y la segunda siendo víctima del estiramiento de una saga en la cual su creador no había podido cumplir con sus propias expectativas. Puede que muchos lectores hayan dejado de comprar la Shonen Jump porque sólo le interesaban esas series, pero, conociendo al estricto lector oriental, también es factible pensar que muchos otros hayan sentido cierto resentimiento contra sus autores y editores luego de los decepcionantes desenlaces. Esto se condice con las cifras de ventas de otras revistas, las cuales se mantuvieron medianamente estables durante esa época y con el testimonio de Masahiko Ibaraki, Editor con una trayectoria de 25 años en la revista.

salesmag
FUENTE
(Aclaración: Los números del segundo gráfico pueden no coincidir con el primero ya que en el anterior se toma como base el número de circulación más alto y este es un promedio entre los números de venta anual)

Por otro lado, con el avance de la tecnología, distintas fuentes de entretenimiento comenzaron a opacar la lectura en Japón. Los lectores de manga o libros en los trenes a los que Frederik L. Schodt describe en su libro Manga! Manga! The World of Japanese Comics, fueron absorbidos por el auge de los videojuegos portátiles. Y si bien es cierto que ambas industrias han tenido estrechos lazos a la hora de retratar a sus distintas franquicias, los hábitos de consumo cambian con el tiempo. Favoreciendo, en este caso, a esta nueva forma de entretenimiento.

Un último factor, quizás más importante que el contenido de la revista, fue la situación económica del país. Conocida como “La Década Perdida”, los años noventa en Japón fueron quizás la cara opuesta del enorme crecimiento entre los 70′ y los 80′. Se llama así a este período a causa de una fuerte crisis inmobiliaria y financiera consecuencia de una burbuja especulativa generada por los propios bancos. Con el auge del capital inmobiliario producto de una fructífera década de los ochenta, los bancos comenzaron a bajar sus intereses para atraer a más ciudadanos para que soliciten préstamos, lo que llevó a realizar préstamos riesgosos a gente sin condiciones de pagarlos.

¿Pero qué tiene que ver los circuitos inmobiliarios y financieros con el manga? Fácil, al ser unos de los principales pilares de su economía, tiene consecuencias directas en los bolsillos de la gente. Esto implica una deflación en su moneda (menos efectivo para consumir y que también significa menor valor con el paso del tiempo), lo cual lleva a una reducción de gastos para subsistir. Por ende, los consumos culturales o de entretenimiento son víctimas directas de este circuito, ya que no son esenciales para subsistir. Hasta el día de hoy todavía se siguen sintiendo los efectos de “La Década Perdida” en la sociedad, con recientes políticas por parte del Primer Ministro Shinzo Abe para contrarrestar sus efectos de una vez por todas.

imageopt (2)

ACTUALIDAD
Podemos afirmar que hoy en día estamos siendo testigos de la segunda gran debacle de Shonen Jump con respecto a su audiencia. Esta, mucho más prolongada que la que ocurre entre 1995 y 1999, ha dejado a la revista con una circulación de 1.74 millones de unidades. El último gran empuje que tuvo la publicación fue en 2007, cuando hubo un crecimiento entre 0.03 millones de lectores, movilizado en gran parte por el auge de los 3 grandes de la actualidad, One Piece, Naruto y Bleach. Aunque muchos fanáticos y editores apuntan más a la obra de Eiichiro Oda, la cual en ese momento estaba en un momento álgido con la saga del CP9. Hoy en día la serie de los piratas de Luffy sigue rompiendo récords de venta con sus recopilaciones, pero no logra trasladarlo a su publicación semanal.

¿Será esta baja de ventas una consecuencia en la calidad de las obras publicadas? Dicho mal y pronto, ni muy muy, ni tan tan. Si bien es cierto que no ha habido obras que acaparen gran cantidad de público mundial al mismo nivel de Dragon Ball y Slam Dunk, lo más parecido podría ser One Piece, la Shonen Jump ha logrado mantener cierto estándar de calidad a lo largo de sus años. Solo hace falta nombrar historias tan variadas como Death Note, Hunter x Hunter, Gintama o Yu-Gi-Oh, por decir algunas. Hoy en día existen grandes éxitos publicándose como My Hero Academia, The Promised Neverland, Haikyu!!, Dr. Stone, etc. Todos con publicación internacional, una adaptación en anime, muchísimo merchandising y que buscan construir una nueva etapa para su género y público. Aunque mal que pese a la publicación, no es suficiente para acaparar una generación de lectores nativos del mundo online y con aún más ofertas de entretenimiento por otros mercados e industrias.

Pero también es cierto que el número de series no ha disminuido en estos casi 25 años. La Shonen Jump #1334 constaba de 21 series en publicación y un one-shot que luego se convertiría en serie regular a 210 yenes de precio de portada. Mientras que la Shonen Jump #2500, con fecha del 25 de marzo de 2019, consta de 21 series regulares en publicación a 270 yenes de precio de tapa. Quizás una reducción del volumen de series, y en consecuencia del precio, ayudaría a mejorar el índice de ventas. Aunque esto quizás provocaría una baja en las ventas por la cancelación de series que acaparan fans de otras temáticas no tan ligadas al shonen, que también publica actualmente la Jump.

1-3-e1547754504865

Pero no todo parece estar perdido para la publicación que supo pararse como un gigante y referente del manga a nivel internacional. Del mismo informe que revela los datos de circulación de 2018 también se extrae la información de que el sitio y aplicación Shonen Jump+ había amasado un total de 2.4 millones de usuarios activos por semana en la app, mientras que en el sitio el número es el mismo pero a nivel mensual, con 880.000 visitantes únicos. Esto se condice con el lanzamiento, en diciembre del 2018, de la aplicación a nivel internacional, bajo el nombre Shonen Jump. En la misma no sólo se puede leer manga en simultáneo con Japón traducido al inglés sino que por solo una suscripción de 2,99 dólares al mes se consigue acceso al catálogo histórico de la revista. Muy similar al sistema de Marvel Unlimited (9,99 dólares al mes) y DC Universe (7,99 dólares al mes) pero con una clara y enorme diferencia en el precio. Además, la proliferación de las plataformas digitales de streaming de animé como Crunchyroll y las recientes producciones de Netflix (Devilman: Crybaby, Ultraman y Saint Seiya) presentan grandes oportunidades de crecimiento en el alcance del material a nivel mundial.

La realidad es dura pero también existe cierta esperanza para la revista en el ecosistema digital. La llegada de Hiroyuki Nakano como Editor en Jefe a mediados de 2017 ha logrado impulsar la aparición de nuevas series y desarrollos con una mentalidad más conectada con el mercado internacional. El 50 aniversario de la publicación, celebrado en 2018, ha logrado recuperar ciertas ventas y se han lanzado varios videojuegos basados en sus franquicias al mercado internacional, una deuda que hace tiempo venía creciendo. Sí, la Weekly Shonen Jump se encuentra lejos de sus gloriosas ventas en los noventa, pero el mundo ha cambiado y las personas han mutado sus distintas maneras de consumo. La publicación aún tiene vida y lo demuestra en esta constante búsqueda por acaparar la atención de los lectores pertenecientes a las nuevas generaciones, poniendo en la mira a tendencias de consumo mundial y con el objetivo de evolucionar a un género tan vigente pero desgastado como lo es el shonen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: