Antologías según DC Comics

Es condición generalizada que DC Comics es más “seria y solemne” que su competencia. Tal vez sean sus películas más recientes o la concepción y entendimiento que tenemos de sus héroes, un tópico que hemos tocado varias veces en el podcast del sitio, pero ¿es real esa afirmación? Si vamos a la “historia oficial”, durante la edad de oro marvelita, las tragedias de estos héroes fueron más urbanas. Sin embargo, la Distinguida Competencia sorteaba el Comics Code of Authority con historias bizarras (en cuanto a la acepción anglosajona refiere) ubicadas en varias fronteras del espacio/tiempo. No sería hasta la Bronze Age que DC se recuperaría de este incordio. Pero algo de ese espíritu lúdico quedó marcado a fuego en los anales de la editorial.RCO001

Lo más interesante de este hardcover es la elección de los artistas participantes, ya que la gran mayoría son artistas independientes que han tenido pocas e incluso nulas en DC; hasta hay dos nombres (Gregory Benton y Brian David-Marshall) quien, al momento de la salida del libro, nunca publicaron cómic alguno. Como dato curioso, quien más apariciones tiene a lo largo del libro es Evan Dorkin, figurando en seis equipos creativos, mayoritariamente como guionista.

El encargado de darle un contexto a este delirio es Chris Duffy, quien abre y cierra el libro con las Bizarre Wars, con la ayuda de Stephen DeStefano en lápices y el color de Marie Severin (una de las pocas colaboraciones que tuvo la mítica dibujante en DC). Mr. Mxyzptlk es elegido como Presidente de la Quinta Dimensión, en el momento exacto que ocurre una invasión. A, tal es el nombre de este alienígena, reta al Mxy a una serie de juegos, en pos de la soberanía de la Dimensión.

Nuestro pequeño amigo decide renunciar a tal treta y decide, un poco a la fuerza, pedirle ayuda a Superman. Sin embargo, éste al no entender qué ocurre, logra que Mxyzptlk se frustre y se termine topando con Bizarro. Obviamente, este clon salvaje de Supes no entiende varios conceptos básicos del bien y el mal y, en pos de enseñarle, Mxy le otorga algunos cómics. A su manera, Bizarro entiende que la manera perfecta de derrotar a A es… con cómics, y se dedica a crearlos, según lo que haya entendido de los mismos y sus personajes. A partir de acá, el delirio.

Obviamente todo lo que sigue a continuación, todo el desfile de artistas, es lo que Bizarro entendió con su breve lectura comiquera. Y aprovechando esa idea, cada team termina despersonalizando a cada uno de los héroes. Sacarlos de su zona de confort es la misión de este libro, dando por resultado una cantidad inmensa de material para todos los gustos, tanto en estilo de dibujo, de historia, narrativa, recurso, etc. Todas las historias son cortas, algunas de una sola carilla, pero la misión acá es divertirse con los héroes.

Desde la historia de la niñera de Superman en Smallville, hasta la versión estúpida del Captain Marvel, pasando por una crisis de “Síndrome de Pinocho” dentro del seno de los Metal Men, una aventura protagonizada por un Aquaman de juguete, un día en la vida de los cadetes de los Green Lantern Corps o incluso Hawkman salvando al huevo de una mamá pájaro… Cada historia contada de una forma distinta está pensada para tomar los tropos de cada héroe y retorcerlos un poco. ¿Se puede hacer algo divertido con estos personajes tan serios y adustos? Sí, se pueden hacer muchas cosas.

 

Pero no es todo risas acá adentro. A nivel personal, me gustaría rescatar dos relatos que le escapan por completo a lo lúdico. Por un lado, está la juntada entre Supergirl y una Mary Marvel retirada que decidió casarse (Dylan Horrocks con Jessica Abel y Matt Madden), teniendo una conversación sobre sus días. Cual escena de una sitcom, el relato busca rescatar la sencillez que tenían algunas historias de Kara en la Silver Age, entre risas, relatos de una juventud alocada entre dos super-adolescentes, y una cita interrumpida porque alguien tiene que salvar el mundo.

La segunda, es una breve historia de Batman (el personaje que más versiones tiene a lo largo del libro con cuatro apariciones) y un pequeño niño perdido que logró entrar a la Bat-Cave sin ningún tipo de problemas. El chico se duerme pensando si Batman es un pobre solitario dentro de la cueva vacía. Esta hermosa idea de Paul Pope junto con Jay Stephens es uno de los pocos momentos donde vemos a un Batman completamente humanizado y sonriente por el hallazgo.

Obviamente, al tener una cantidad enorme de artistas y técnicas, es imposible pretender que a todos nos guste el libro completo. Sin embargo, en lo que triunfa Bizarro Comics, es en la variedad y, sobre todo, en las variantes posibles. A lo largo de 236 páginas, vimos a nuestros héroes en situaciones en las que no estamos acostumbrados a ver, y eso ya supone un punto positivo. La experimentación está hecha y funciona. Poco después, hubo una secuela, Bizarro World, con otros personajes y otros artistas con el mismo criterio que acá, pero sin una historia que funcione como marco teórico. Siempre es un placer ver la mirada alternativa sobre un objeto de deseo mainstream.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: