Japón según Kasumasa Takayama

A mediados de la década del noventa, el boom del animé a nivel mundial era tan importante que de a poco las editoriales empezaron a publicar diversos mangas de muchos autores. Estos, sin ser de los más conocidos a nivel masivo, eran lo suficientemente interesantes como para echarles un vistazo. Entre estos autores está Kasumasa Takayama.

blz02

En el año 1994, Takayama publicó en Kodansha el primer volumen de su obra Denmu Jikuu, un manga de ciencia ficción con una premisa de lo más interesante: en medio de un proceso de evacuación en el centro de Tokio debido a la inminente caída de un satélite, el detective de la policía Kiyoshi Watanabe persigue a Kunihiko Machida, un sospechoso de asesinato que toma de rehén a Chiaki Yamamoto, una mujer que acababa de abandonar su vivienda para escapar de la explosión. Chiaki golpea a su captor corriendo directamente al lugar de la explosión mientras Machida trata de advertirle del peligro y de escapar de los disparos de Yamamoto.

En el medio de la explosión, Machida se despierta repleto de metal, cables y sensores por todo el cuerpo, al igual que Watanabe y Yamamoto, que parece haberse vuelto completamente loco. Aunque los aparatos les permiten moverse, ni la gravedad ni el tiempo parecen afectarles. El aparato que está en la espalda de Machida se revela como una criatura inteligente llamada Ozun, que eligió a estas tres personas para ser sujetos de estudio de la civilización humana.

 

blz05-06

A partir de acá, el manga se convierte en una obra brillante que mezcla tanto conceptos científicos y peleas con armas láser con situaciones emocionales dramáticas y reflexiones sobre el ser humano. Esto vuelve a la obra difícil de encasillarla meramente como un manga de ciencia ficción. Además de tener una historia increíble que te deja en vilo hasta el último momento, Takayama deja la vida en cada página, sin importar si es una discusión entre los tres protagonistas o un combate sobre los cielos de Tokio.

El hecho de que la historia transcurra en una inhóspita ciudad de la capital nipona, donde parece que el tiempo se ha detenido y no se escucha ningún sonido, permite que el autor use ese clima particular para realzar tanto las escenas de acción como la profunda soledad en la que se encuentra cada protagonista, dándole a la obra un aire intimista y cotidiano difícil de lograr.

Las influencias de Katsuhiro Otomo son bastante notorias en el estilo y la narrativa de Takayama, pero el autor se las ingenia para darle su trazo detallado tanto a los rostros de los personajes (donde roza el grotesco con las expresiones faciales de Yamamoto) como a los artefactos que aparecen a lo largo de la obra.

 

Shock Temporal fue publicado por varias editoriales en Europa (Norma Editorial) y en Estados Unidos (Dark Horse Comics lo publicó en nueve issues). Ambas editoriales publicaron el manga en blanco y negro y omitieron publicar las páginas a color que sí fueron respetadas en otras ediciones. Como dato curioso, antes de publicar el manga por Norma, Takayama fue el primer autor japonés en trabajar en exclusiva para la revista El Víbora, donde publicará El Keep y Miyuki Mata, un bizarro manga porno-policial, y de una historia corta para el mítico especial de Japón. El éxito de esta obra motivó a su autor a realizar una secuela llamada Denmu Jikuu II: Runner, que se publicó en 1999 y hasta el momento permanece inédita fuera de Japón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: