Hitler según Japón

Siempre es interesante ver las interpretaciones que realizan los autores orientales sobre la sociedad o cultura de occidente. Casi siempre porque se abordan los temas más desde una óptica de apreciación y no como una imitación de estilo sin la sustancia, como suele ocurrir en el caso inverso. Ahora bien, ¿qué pasa cuando varios mangakas interpretan a una de las figuras occidentales más importante del siglo XX? Cuyo reconocimiento se debe a todas las razones equivocadas…

Hitler – Shigeru Mizuki

81lGvjCQmYL_530x@2x

Este manga resulta no solo una rareza por el tipo de obra que es, ya que las biografías no suelen ser muy comunes en la historieta japonesa salvo en contadas ocasiones, sino también por su autor. Mizuki fue un mangaka con un impresionante nivel de producción, tanto en calidad como en cantidad que logró posicionarse a la par de autores como Shotaro Ishinomori e incluso Osamu Tezuka. Con un estilo más suelto y relajado, dotando las páginas de figuras poco definidas que lo orientaron más hacia la comedia y a explotar a los yokais, seres y monstruos mitológicos del folklore japonés, en su obra más popular GeGeGe no Kitarō. Mizuki muchas veces bromeaba sobre sus colegas y su infernal ritmo de trabajo, el cual involucraba varias noches sin dormir y un desgaste constante, ya que él hacía gala de su hábito de dormir 10 horas por día sin importar qué tanto trabajo tenga.

D5XtqceUUAAZFiO (1)

Sin embargo, detrás de esta vida relajada y sus obras cómicas se haya una trágica juventud como veterano de la Segunda Guerra Mundial. Este conflicto marcó a su trabajo con obras como Operación Muerte, y a su capacidad de dibujar, ya que su mano hábil le fue arrebatada durante sus combates. Luego de tanta tragedia, Mizuki retoma su carrera como artista de manga y logra, aún dibujando con su manos menos hábil, volverse uno de los mangakas más influyentes de los años sesenta. A partir de los setenta es cuando decide abocarse al género con el que pocos habían experimentado hasta el momento, las biografías y los relatos de no ficción.

hitler_2

Hitler, así a secas, es justamente el relato de la vida del dictador más famoso de la historia a través de los trazos de Mizuki. Publicado originalmente en la revista Shūkan Manga Sunday de 1971, este manga mezcla el trazo caricaturesco del autor con el fotorrealismo y un registro histórico de los sucesos que produjeron el alza del Führer. Fiel a su estilo, el mangaka retrata al personaje de una manera casi tragicómica, narrando sus desventuras como un pintor frustrado y un pobre diablo en la Austria del siglo XX hasta llegar a su ascenso como la máxima autoridad del Tercer Reich. Con un enorme nivel de investigación, detallado en cada edición, el autor brinda una reinterpretación colmada de detalles que siempre van en sintonía con el tipo de historia que quiere contar. Esta obra le valió el reconocimiento necesario para llevar a cabo más producción biográfica y de investigación, logrando así llevar a cabo su propia autobiografía y la historia del período imperial japonés conocido como Showa.

hitler

Adolf – Osamu Tezuka

Adolf 01

Ya en el ocaso de su vida, y en uno de sus períodos más interesantes de producción, el manga no kamisama llevó a cabo una obra que buscaba rivalizar con las grandes voces del momento como Katsuhiro Otomo o Buronson. Enteramente concebida como una obra política, Adolf trata no solamente de los misterios e intrigas alrededor de la Segunda Guerra Mundial, sino también de cuestiones actuales para el momento como el conflicto entre la Franja de Gaza e Israel. La trama gira en torno a tres personajes cuyo nombre es Adolf, siendo uno de ellos el mismísimo Führer, mientras los otros dos son amigos con ascendencia alemana, siendo uno de ellos judío.

Adolf 02

A nivel visual, esta obra representa una de las facetas más ricas para estudiar del autor, ya que experimenta con la narrativa y en la disposición de las viñetas. Entre las escenas más deslumbrantes se encuentran escaramuzas en la guerra con simbología nazi, escenas sexuales con una disposición narrativa y gráfica muy llamativa para la época, y uno de los discursos del dictador que explota en las viñetas. Acá el maestro del manga no escatima en detalles y regala una obra tan rica de investigación como lo es en disposición visual, con miles de personajes en las páginas que van y vienen en el tiempo.

violacion-adolf

Adolf resulta ser una de las últimas grandes obras del Dios del manga antes de su fallecimiento en 1989. Esta obra salió publicada en las páginas de la revista mensual Bungeishunjū entre 1983 y 1985, y es un gran testamento del hambre que el autor siempre tuvo por mejorar su habilidad artística. No es menor notar que los autores previamente mencionados han logrado hacer que Tezuka levante una vez más el nivel de sus obras, ya que éste ha llegado a considerar al mismísimo Otomo como su rival ya en el ocaso de su vida.

Adolf-v01-c01-024

Striker vs. The Third Reich – Hiroshi Takahige y Ryōji Minagawa

Striker Spriggan

Conocido en Japón como Spriggan, este manga de acción publicado en las páginas de la Shōnen Sunday Super, de la editorial Shogakukan, en realidad tiene más que ver con un típico manga actual que con las obras previamente mencionadas. Aquí se cuenta las aventuras de Yu Ominae, agente secreto de la organización ARCAM, la cual se dedica a la recolección de artefactos milenarios desperdigados por el mundo. Esta suerte de Indiana Jones japonés fue publicado en Estados Unidos por Viz Media en tres volúmenes bajo el formato conocido como Viz Graphic Novel, hoy difunto. Uno de ellos es la obra en cuestión, la cual trata de la búsqueda de dos artefactos que podrían garantizar la resurrección de Adolf Hitler, la calavera de cristal y el santo grial. Es así como Yu deberá combatir contra las fuerzas del renacido Tercer Reich y contra distintos agentes que se interpondrán en su camino por asegurar la preservación de estos artefactos.

15_119388_604_934

Si bien esta obra no cuenta con ningún aspecto autobiográfico o merecidamente “serio” en su haber, cumple con creces la cuota de aventura y acción que cualquiera esperaría de un shōnen de la época. Lo más interesante resulta ser la habilidad gráfica de Minagawa, quien captura la velocidad de los personajes y el impacto de sus golpes con total destreza gráfica. El dibujante despliega su habilidad en las páginas a la hora de graficar la inercia de los movimientos, utilizando recursos como tramas, distorsión e incluso congelando cierta parte de la imagen para enfatizar la fuerza de choque.

 

Minagawa cuenta con un gran prontuario de obras de acción, siendo Project ARMS y Peacemaker sus últimas obras más populares. Spriggan tiene en total 11 volúmenes publicados en Japón, una película que cuenta con los diseños de Katsuhiro Otomo y Netflix está trabajando en una nueva adaptación en animé junto a David Productions, estudio responsable de la serie de JoJo’s Bizarre Adventure. Si es que esta última llegase a tener el éxito necesario, quizás se pueda gozar de la publicación completa de Striker, como allí es conocido en Estados Unidos.

Spriggan Hitler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: