Ice Haven: Pequeñas delicias de la vida pueblerina

Eightball fue una publicación de Daniel Clowes, la cual a lo largo de 23 revistas publicadas en quince años, mostraba todo el poder de su inventiva con la libertad que Fantagraphics le permitía dentro de su propio título. En él, Clowes aprovechaba para serializar algunas historias (entre ellas, la reconocida Ghost World), viñetas humorísticas e historias más contenidas. Para el issue #22, Clowes decide contar una única historia que posteriormente sería reeditada en formato apaisado en un hardcover.

02 front cover

Ice Haven es el nombre de un pueblo pequeño que no parece estar anclado en ningún tiempo y espacio. Y como todo pueblo pequeño, no puede faltar la premisa del “infierno grande”, y ese infierno en realidad se encuentra dentro de cada uno de los habitantes, alienados en sus conflictos internos.

Narrativamente hablando, cada página (en algunos casos, son dos o tres juntas) cuenta una historia enfocada en un habitante distinto, yendo y viniendo dentro de sus tribulaciones. Desde Random Wilder, un frustrado poeta que odia a su vecina, una viejecita adorable también poeta (pero de dudoso gusto) que gana premios, pasando a Charlie, un niño cuyos pensamientos poseen una profundidad casi cruel, o Vida, una adolescente snob también escritora. Dentro de esta fauna freak, el más destacable es Harry Naybors, crítico de cómics quién por momentos rompe la cuarta pared y convierte el cómic en una metaficción.

 

El nexo que une estas páginas, es la desaparición misteriosa de David Goldberg, un niño silencioso. Algunos integrantes de la comunidad son afectados por esto, mientras otros parecen ignorar lo ocurrido, atrapados dentro de su propia mente. Lo que vemos es cómo cada uno de ellos, de todas formas, se derrumban por dentro. El mayor hincapié se hace en cómo reacciona Charlie, que dentro de su pesadumbre sospecha que su amigo Carmichael asesinó a David mientras se nos revela que está enamorado de su hermanastra mayor.

El otro aspecto está en la vida adolescente, repartida entre Vida y Violet, la hermanastra de Charlie. Vida sigue atrapada dentro de la ilusión de ser una escritora reconocida publicando un fanzine literario, cuyas nulas ventas no la hacen dejar atrás sus ilusiones, mientras vive con su abuela Ida, la poeta laureada. Violet, por su lado, se ve atrapada entre su mala relación con una familia que de a poco se rompe y un amor que no le es correspondido en absoluto. Ambas chicas se encuentran asfixiadas dentro de un pueblo que les queda chico e incómodo.

 

Lo más interesante de Ice Haven, es cómo se amalgaman estos relatos típicos con algunos delirios. Por un lado, la historia de Leopold y Loeb, dos personas de vidas aparentemente perfectas, que deciden asesinar a un niño solo para probar su inteligencia. También se cuelan Rocky, un cavernícola oriundo de la zona donde, años y años después, se erigiría Ice Haven; y Blue Bunny, un conejito adorable con varios problemas con la ley.

Todo lo que ocurre dentro de la revista (posterior libro) tiene como particularidad un Clowes que prueba distintos estilos, tantos gráficos como tipográficos, como si las páginas fueran hechas por distintos artistas. Así remarca la idea de que cada página puede ser una historia contenida en sí misma, con la posibilidad de ser disfrutada sin el contexto de la historia completa. Daniel repetiría este experimento en el último número de la Eightball, Death Ray.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: