The King Hell Heroica (Parte 2)

Segunda parte del informe sobre la mítica troika de Rick Veitch. Cabe hacer una pequeña aclaración, y es que esta triada de notas no van en orden de publicación (de hecho, la primera parte debería ser The One), sino más bien a criterio de cercanía entre las obras. Posterior a The Maximortal, Brat Pack explora otra faceta de la picadora de carne que pueden ser los superhéroes: los sidekicks.

Brat Pack 01_00

En Slumburg, Pennsylvania, una llamada telefónica al programa radial más escuchado del dial dispara el siguiente dilema: nadie quiere a los ayudantes del Black October, denominados despectivamente Brat Packs. Acusan a los jóvenes de desviados, un peligro para la sociedad y todo desemboca en un deseo popular de verlos muertos. En paralelo, en la Iglesia de St. Bingo, el Padre Berkeley recibe a Chippy, el sidekick de Midnght Mink, completamente aterrado por el nivel de maltrato recibido.

De los brat packs, Chippy es el más odiado por sus pares. Después de la visita en la iglesia, se reúne junto a Kid Vicious y Wild Boy, quienes lo golpean salvajemente mientras Luna, la única mujer del grupo, ignora por completo la situación. Hace su entrada el villano Dr. Blasphemy que les hace escuchar las respuestas de odio de los radio escuchas. Blasphemy los engaña para que abran el auto de Midnight Mink, que explota por completo al estar lleno de dinamita, asesinando a los jóvenes. La nueva misión del Black October es reclutar reemplazos.

Nuevamente las intenciones de Rick Veitch (que termina de escribirla al tiempo que lo echan de DC Comics por el polémico cruce entre Swamp Thing y Jesucristo) en esta obra es deconstruir conceptos, a la vez que arma otra carta de amor al género. Parte de lo que habla Brat Pack es sobre el vil mercantilismo, el uso de figuras como merchandising y las ataduras legales (y criminales) a las que están fijos tanto el usuario como el productor. Es necesario que hayan Brat Packs para vender muñequitos, pero también es necesario liquidar a los pendejos antes que conozcan su valía.

Pero también habla de lo que muchos consideraban en un tiempo pasado, que son las perversiones que atraen los comic books. Si en The Maximortal las víctimas son los creadores comidos por la industria, acá los que corren el riesgo son el público, los lectores, las débiles mentes obnubiladas por super hombres vestidos con spándex saltando arriba de los techos. Cody es testigo de la charla entre el Chippy I y el padre Berkeley, y hace carne su deseo de ser un héroe como él. Más adelante se convertirá en Chippy II, y tanto su vida como la de otros jóvenes elegidos para ser los ayudantes, entrarán en un descenso a los infiernos. Nadie sale vivo de aquí, no hay manera.

 

Por otro lado, algo que une esta historia con la anterior, están el culto a la personalidad y el mesianismo en torno a la figura del True Man/Maximortal. Los cuatro “héroes” que engloban el Black October fueron tocados de alguna manera u otra por True Man, inspirados por él para “hacer el bien”. Sin embargo están signados por un pecado mortal, el contacto no les abrió la mente, se las pervirtió. ¿Qué tiene de divertido la verdad, la justicia y el estilo americano? Para Rick Veitch, nada. Todo el mundo está condenado a ser parte de un engranaje sostenido por contratos ridículos, firma de autógrafos y la flagelación que debería fortalecer.

BratPack04-24

Los tropos que presentan cada personaje son similares a los que, en su momento, Fredric Wertham denunció: Midnight Mink es un homosexual que acosa a su sidekick hasta el cansancio mental. Judge Jury (una parodia bien entendida sobre Dredd, otro concepto paródico), supremascista irredento adicto a los esteroides. King Rad, casi adelantándose a lo que se suele asociar con los cómics de los noventa, es un millonario tan canchero como borracho, el arquetipo de lo kewl. Moon Misstress finalmente es una misandra, una caricatura perfecta de Wonder Woman con un look a lo Big Barda, que a su vez representa el total culto a la personalidad con su miedo a la imperfección y el envejecimiento. Estos personajes, como figuras retóricas, tienen como misión pudrirle la cabeza a los Brat Packs a su imagen y semejanza. La clara prueba que un cómic puede romperte el corazón.

Como complemento a la historia, Veitch publicó dos números del Heroica Super Special: Brat Pack/The Maximortal. Su intención fue la de completar algunos baches de la historia con información adicional sobre Dr. Blasphemy, True Man y el nexo entre todo. Esto también funciona como un ejercicio de metalenguaje, elevando la potencia de lo leído en el libro anterior. Como cierre, dejo acoplada las verdaderas intenciones del artista con respecto al King Hell Heroica. Hoy sabemos que la historia no fue así, finalmente, pero nos permitimos soñar un poco con esto.

Brat Pack - Maximortal Super Special 01-26

El mes que viene, el final con la obra que inició todo: The One.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: