El terror según Minetarô Mochizuki

Desde hace varios años, las editoriales que se encargan de publicar mangas en occidente le han dado al género de terror un lugar destacado en sus catálogos. Autores como Junji Ito, Hideshi Hino y Kazuo Umezu han tenido varias obras editadas en Europa, sobretodo en España. Por fuera de estos autores emblemáticos también se han editado obras de otros mangakas que incursionaron en el género, como es el caso de Minetaro Mochizuki.

001

Publicada en 1993, La mujer de la habitación oscura (Zashiki Onna) es su primera incursión en el terror psicológico y en su momento fue muy bien recibida por el público japonés. En este manga, Mochizuki nos cuenta la historia de Hiroshi Mori, un estudiante universitario que un día se encuentra con una enigmática mujer que no para de tocar el timbre de Yamamoto, su vecino de al lado. Conforme pasan las horas, esta mujer le pide ayuda a Mori para llamar a su vecino por teléfono, pero nadie contesta. Poco después, mientras Mori se encuentra con amigos y con una chica que le gusta, la mujer aprovecha para llamarlo reiteradamente por teléfono debido a que se olvidó el bolso en su departamento. Mori le ofrece su llave de repuesto para que entre al departamento a buscar su bolso mientras él no está: un error fatal.

La mujer aprovecha para hacer una copia de las llaves de Mori y de ahí en adelante todo irá barranca abajo: ni Mori, ni su amigo Satake ni su interés romántico Rumi escaparán del acoso y obsesión de esta mujer altísima de largos cabellos negros que, por momentos, parece ser más un espectro que una persona real. Mochizuki no da una respuesta clara y deja que sea el lector el que tenga la última palabra al respecto. El clima opresivo y la tensión casi constante que genera el manga te mantienen en vilo hasta el final.

Por el lado del dibujo, el trazo es muy crudo y no está tan pulido como en obras más recientes del autor. Pero en esta ocasión eso lo beneficia ya que le permite enfocarse principalmente en la narrativa, donde sale muy bien parado, sobre todo en las escenas en ambientes cerrados donde la angustia y desesperación acosan al protagonista. Las secuencias de persecución logran transmitir el impacto suficiente para recordarnos que estamos en un manga de terror y al principio parecen algo bizarras, pero luego terminan de manera escalofriante.

190

El gran acierto de Mochizuki consiste en llevar los tópicos del terror japonés a elementos de la vida cotidiana, como la invasión a la privacidad o las víctimas del bullying. Estas cosas juegan a favor de la obra y permite que, sin ser de las mas pulidas, sirva como una puerta de entrada ideal para conocer el resto de su obra. Mochizuki es un autor camaleónico, que rara vez repite temáticas y tiene en su haber obras de aventuras de piratas, comedias románticas y horror post-apocalíptico.

La mujer de la habitación oscura fue publicada por Glénat en 2005 y actualmente se puede conseguir con un poco de suerte en el mercado de usados. Además, la editorial se encargo de editar otras obras de Mochizuki como Dragon Head y Maiwai que se consiguen con mayor facilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: