Big Barda según Jack Kirby

Big Barda

La magnánima saga del Cuarto Mundo que Jack Kirby ideó para DC Comics es hasta el día de hoy tema de discusión o estudio tanto para antiguos fanáticos como nuevos. El Rey presentó el colorido elenco de este nuevo Olimpo y son varios los personajes que quedaron en la memoria de los comiqueros por sus hazañas y tragedias en el medio de la eterna batalla entre New Genesis y Apokolips. Sin embargo, existe una de ellos que contó con una introducción como ningún otro pudo tener en las historietas. Kirby llevó a Big Barda a la página en una secuencia de narrativa magistral.

Big Barda intro

Antes que nada vale la pena aclarar que la siguiente secuencia mostrada no es exactamente la primera aparición de Big Barda en los comics. Ésta se dio en Mister Miracle #4 en donde la guerrera ayuda a su futuro amor a escapar de la trampa del Doctor Bedlam. Aunque su presencia es casi anecdótica en este número, le da la suficiente información al lector para que se interese por el personaje y quiera conocer más de ella. Es así como en el siguiente número brinda en apenas tres páginas una introducción sin igual. Para empezar, Jack Kirby presenta al personaje en toda su gloria en la siguiente página:

Big Barda inicio

Colosal, dueña de un esbelto cuerpo y con la suficiente libertad como para ocupar casi toda la imagen. Así se la ve a Big Barda por primera vez en este número y con esta introducción se nota que la mujer esconde un encanto completamente distinto al estoicismo con el que se la ve en su primera aparición. Una vez que el lector recorre la página se encuentra con el propio Scott Free que observa, entre sorprendido y desafiante, cómo los demás hombres se quedan atónitos frente a la figura de Barda. Aunque ponerlo de esta manera suena bastante inocente, ya que la siguiente viñeta demuestra las verdaderas intenciones de estos mirones:

Big Barda miradas

Nuevamente se ve a la mujer ocupar casi toda la imagen, pero esta vez hay dos detalles que profundizan la narrativa previa. En primer lugar, las cabezas de los transportistas están a la misma altura que los pechos de la guerrera de Apokolips. Para acentuar este efecto, las líneas de sus ojos, sombreros y gestos denotan claramente que mantienen una observación con intenciones más relacionadas a la excitación sexual que al mero asombro de su belleza. Por otro lado, es Mister Miracle quien sirve como una suerte de barrera entre los hombres y su compañera. Su figura se interpone entre sus rostros y el cuerpo de Barda, con quien hasta el momento no se ha dado indicio de ningún tipo de vínculo amoroso. Ambos descubrirán en los siguientes números que están perdidamente enamorados el uno del otro. Sin embargo, Jack Kirby demuestra en la siguiente viñeta que a esta mujer poco le importan estos individuos.

Big Barda se abre paso

Ahora Big Barda queda relegada a la esquina inferior de la primera viñeta, nuevamente bajo las miradas de los trabajadores pero esta vez casi como si estuviera en inferiores condiciones. Lamentablemente para los muchachos, la mujer no se tarda mucho tiempo en declarar sus intenciones y Kirby hace explotar el cuadro con un gesto tan poderoso como simple para Barda. Otra decisión que vale la pena mencionar es que el dibujante pone en el centro del panel a la figura en cuestión, haciendo que adquiera relevancia y protagonismo en la escena. Esto también es acentuado debido a la continuidad que se produce en la próxima imagen:

Big Barda final

Una vez más las técnicas previamente explicadas se repiten pero con un giro distinto. Big Barda vuelve a ser el centro de la puesta ocupando casi toda la viñeta y acaparando todas las miradas de los trabajadores. Pero esta vez los rostros denotan asombro por la hazaña que lleva a cabo y el tamaño de su figura es ayudado por el objeto que traslada, el cual sirve como una suerte de separación entre los ojos y ella. Por último, el detalle de que Scott Free aparece acompañando la acción y no hay ningún elemento que denote un límite para él y su futura esposa.

Mister Miracle puede ser considerado como uno de los comics más autobiográficos de Jack Kirby. En sus páginas depositó varios personajes inspirados en conocidos suyos como Jim Steranko, Stan Lee y Roy Thomas. Entre ellos, Big Barda encontró inspiración en su mujer, Roz Goldstein, quien fue el pilar en el cual se apoyó durante gran parte de su carrera. Tanto en libros como documentales se evidencia que Roz estuvo junto a él durante toda su carrera y no son pocas las ocasiones en las que tuvo que defenderlo de ejecutivos que querían aprovecharse de él. Jack juntó el amor y la fortaleza de su esposa en este personaje para así volverla eterna a través de la historieta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: