El lenguaje gráfico de Steve Ditko

Conocido como uno de los arquitectos principales del universo Marvel, cocreando a Spider-Man y Doctor Strange junto a Stan Lee, Steve Ditko supo imponerse en la Silver Age no solo gracias a su extravagante y grotesco imaginario sino también por su proeza gráfica. No cualquiera era capaz de seguirle el ritmo a artistas como Jack Kirby o incluso a las demandas editoriales de Stan en esa época. Durante este tiempo, el artista empleo una serie de técnicas narrativas que le permitieron posicionarse como uno de los lapicistas más importantes de la época.

Steve Ditko The Final Chapter

Para empezar, vale la pena aclarar algunas cuestiones del conocido “Método Marvel”, del cual ya se ha hablado anteriormente. El mismo consistía en una discusión entre Stan Lee y los dibujantes, que muchas veces resultaba ser un monólogo, sobre la trama básica del comic a entregar. Ésta involucraba una premisa sencilla: aparece un villano, el héroe se lo cruza, pelean, el protagonista pierde, se rearma de valor y lo vence, por ejemplo. Claro, el desafío estaba en hacer entrar aquel plot en 24 páginas, lo cual era tarea del propio lapicista. Luego, el guionista veía las páginas finales y agregaba los diálogos para caracterizar a los personajes y que todo tenga sentido.

Ahora bien, esta ¿qué recursos tenían los artistas para indicar al dialoguista cómo interpretar lo que estaba sucediendo en las viñetas? En el caso de Steve Ditko, en sus primeros días en Amazing Spider-Man, desarrolló una suerte de lenguaje a través de la disposición de manos para indicar qué transcurría en la escena. Utilicemos el ejemplo más claro de todos y que forma parte de la portada de este artículo, la primera página de Amazing Fantasy #15:

Steve Ditko Amazing Fantasy

Para ejemplificar el punto, se le han quitado los diálogos a la página. Sin embargo, aún sin las palabras de los compañeros de escuela de Peter Parker, podemos saber exactamente sobre qué están conversando. Primero y principal, el grupo está separado del protagonista y mucho más cerca en el plano, lo cual los agiganta y enfatiza la figura de enclenque del futuro arácnido. Los gestos de sus manos no solo actúan como una barrera gráfica que limita su paso (sobre todo la de Flash Thompson), sino que también su tamaño realza cuán difícil es para Peter encajar en este ecosistema. A continuación, algunos ejemplos más de la misma revista similares a lo expresado pero con algunas variaciones en el lenguaje corporal:

Steve Ditko Amazing 2

Algunas páginas después, el lector es testigo de cómo se invierten los roles. Ahora es el personaje principal, en su faceta de enmascarado, quien no solo rechaza a quienes desean interactuar con él sino que también esquiva los reclamos de la Justicia. En estas secuencias, sumadas a las previas, hay un desarrollo de personaje, los recursos se repiten pero desde otro lado. Esto le permite a Stan trabajar mucho mejor los diálogos para no solamente otorgarle una voz de adolescente ofuscado a Peter, sino de escribir un dilema en el personaje.

Steve Ditko Amazing Fantasy 15

Este lenguaje corporal está cimentado en una herramienta aún más básica que tiene Ditko: la grilla de nueve paneles. Este simple pero efectivo recurso puede quitarle dinamismo a las secuencias, al “enlentecer” el tiempo de lectura, pero le da un ritmo que hasta podría prescindir de globos de texto explicativos. Las tres filas de cuadros forman una suerte de breves relatos en los que se pueden identificar un principio, un nudo y un desenlace en la acción. Obviamente que las mismas continúan entre sí y no están aisladas unas de la otra, pero encierran una claridad inigualable en su narración. Incluso esto podría haberle facilitado muchísimo más las cosas a Stan Lee para poder meter diálogos o pensamientos cargados de personalidad. Los movimientos y acciones se entienden perfectamente y no hace falta interpretar o ahondar mucho tiempo en cada viñeta. Ditko es claro y conciso en su intención, como se puede ver en la siguiente página:

Steve Ditko Amazing Spider-Man 1

Este recurso se verá utilizado de distintas maneras a lo largo de la carrera del dibujante, probando distintas variantes narrativas. Uno de sus más recordados usos llegó en la mítica secuencia de Amazing Spider-Man #33, mejor conocido como “The Final Chapter”. Allí, las páginas comienzan a descomprimirse a medida que Spidey lucha por liberarse de su prisión de escombros, combinado con el magnánimo soliloquio por parte de Lee que desembocaría en una de las escenas más importantes, sino la más, de la historia del arácnido. Ditko abandonaría el título al poco tiempo por diferencias creativas y editoriales con Marvel, pero pocos podrían igualar su proeza a la hora de pensar la página.

Steve Ditko Amazing Spider-Man

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: