El camuflaje de Baron Yoshimoto en The Savage Sword of Conan

La mítica serie de magazines protagonizados por Conan supo reunir las virtudes de increíbles genios del dibujo americano. Autores de la talla de Barry Windsor-Smith, Neal Adams, John Buscema, Gil Kane y varios monstruos más pusieron a trabajar su lápiz bajo las adaptaciones de Roy Thomas sobre el personaje creado por Robert E. Howard. No obstante, existe un pequeño paréntesis oriental en la longeva historia de la Era Hiboria. Obra de uno de los artistas más ignorados en el mercado occidental pero con un nivel de artesanía que rivaliza con los maestros del arte: Baron Yoshimoto.

Baron Yoshimoto In the Desert of Dreams

The Savage Sword of Conan resultó concebido en la década de los setenta con el boom de las revistas para público adulto en blanco y negro. La idea era apelar a otro tipo de público a través de tramas más adultas, una estética más fina y explotar en sus páginas el universo concebido  por Howard. Con el correr de los años, Marvel continuaría sus esfuerzos en este mercado con ofertas como Bizarre Adventures y Tomb of Dracula.

De esta manera llega In the Desert of Dreams en el #67 de la serie, bajo los guiones de Bruce Jones y los lápices y tintas de Yoshimoto. La historia es simple, un joven mendigo se enamora de una princesa y, para ganar su mano, deberá cruzar las áridas y engañosas tierras del desierto. Un breve relato de apenas 10 páginas que sirve tanto a la publicación para cumplir con su cronograma como también para deleitar a los lectores con la proeza del dibujante japonés.

Baron Yoshimoto Conan

Lo exótico de esta breve narración es que los dibujos no desentonan mucho con la estética del resto de la historieta. La puesta en escena, los detalles en la vestimenta, texturas y escenarios mantienen la línea y la coherencia del contexto. Esta mezcla de estilo crea un extraño híbrido completamente insólito para una serie centrada en la épica de espada y brujería, muy ajena al mercado japonés popular.

En donde Baron deja ver los orígenes de su estilo es en dos frentes: la narrativa y los rostros. Lejos de ser una crítica negativa, el sensei muestra sus raíces a partir de la sucesión de viñetas en las secuencias de diálogo entre el protagonista, Gebel, y el padre de su amada, Xaltotum. Es fácil pensar que esta misma secuencia bien podría haberse resuelto en cuatro viñetas por cualquiera de los colaboradores usuales de la publicación. No obstante, el nipón utiliza la página entera con diez paneles para poder expandir y darle ritmo a la escena. Muy en sintonía con el estilo narrativo de su país de origen, más ligado a la lectura rápida y ágil con más cantidad de cuadros por hoja en este tipo de interacción. Y con esta decisión, también deja entrever la particular forma japonesa para retratar las expresiones faciales. Aunque lo camufla muy bien, el dibujante expone un poco esa línea angular a través de los labios y ojos de los personajes, con pupilas que ocupan casi todo el espacio y algunas expresiones que destilan cierta caricaturez. Si bien es algo evidente, está muy lejos de disonar con el resto de las historias por el empleo de ángulos y puestas de cámara variadas.

Savage Sword of Conan Baron Yoshimoto

The Savage Sword of Conan #67 vio la luz del día en agosto de 1981. Ese mismo año, el mangaka decidió irse de su tierra natal en busca de nuevos desafíos artísticos. Es así como llega a los Estados Unidos después de haber cosechado varios triunfos para el mercado oriental como Gamble Teachers, Revenger y Miyamoto Musashi, entre muchos éxitos más. Sin embargo, este paso por el mercado americano de Tadashi Yoshimoto, como indica su verdadero nombre, fue acotado. Al final, regresó a Japón en 1985 y tornó su carrera hacia la pintura bajo el seudónimo Ryu Manji. Cosechando éxito tras éxito en este ámbito, poco a poco su obra goza de mayor alcance gracias a la edición de un tomo de historias cortas en tierras occidentales titulado The Troublemakers, con traducción de Ryan Holmberg, y un artbook con páginas de historieta e ilustraciones. Si antes se habló de un comic promocionado bajo el eslogan de “la primera colaboración entre un guionista americano y un dibujante japonés”, vale la pena aclarar que este fenómeno ya se había dado en varias ocasiones. Incluso en una revista tan inusual y ajena como podría ser The Savage Sword of Conan para un artista japonés.

Baron Yoshimoto Conan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: