Murder by Remote Control: Psicodelia policial

De todos los autores que albergó la antología Heavy Metal desde sus inicios, pocos han sido más prolíficos y subvalorados que Paul Kirchner. Creador de la fascinante tira muda The Bus, Kirchner tuvo desde sus primeros trabajos una vertiente surrealista que no haría más que ir refinando a medida que avanzaba su carrera. Dueño de un dominio natural de la narrativa heredado de su maestro Wally Wood, del que fue asistente y al que el propio Wood destacaba como uno de sus alumnos más aventajados.

Murder by Remote Control (2016) (digital-Empire) 001

Aún así, el ámbito del comic no resultaba lo suficientemente lucrativo para Kirchner, que incursionó en trabajos para publicidad, diseño de juguetes y animación en paralelo a su carrera como historietista. Tras quedar en bancarrota luego de trabajar para Mego Toys, en 1981 se introduce en una comunidad zen junto a su hermano y conoce al escritor holandés Janwillem Van de Wetering, un autor de novelas policiales que tras ver sus historietas le propone trabajar juntos en proyecto común. Kirchner no tenía nada que perder y acepta el ofrecimiento.

El proyecto recién ve la luz en 1986 publicado por Ballantine Books: Murder by Remote Control pasó desapercibida a nivel comercial (en un año clave dominado por obras como Watchmen y Dark Knight Returns), pero tuvo elogios de la crítica especializada y se ganó el status de obra de culto.

 

Protagonizada por un detective inescrutable llamado Jim, Murder by Remote Control empieza con el asesinato de un tal Mr. Jones en las costas de Maine. Sus vecinos cercanos conocían a Jones y tenían motivos razonables para matarlo o al menos para sacarlo del medio. Esto llevará a Jim a entrevistar a una galería de personajes torturados cuyos testimonios irán guiándolo hacia el verdadero culpable. A simple vista el guion no ofrecería mucho más que una clásica novela policial como Rosaura a las Diez de Marco Denevi, pero el trabajo de Kirchner convierte a esta obra en algo especial.

Gran parte de las escenas de esta historieta están cargadas de imágenes surrealistas que hacen que una entrevista a un sospechoso sea un estallido visual con splash pages que le deben tanto a Dalí y a Magritte como a las máquinas de pinballs. La sobriedad y elegancia del estilo clásico de Kirchner le da a estas escenas un toque hipnótico y perturbador que no tendrían el mismo impacto si las hubiera dibujado otro artista en un estilo más estilizado. Todo esto hace de la lectura de Murder by Remote Control una experiencia fascinante difícil de olvidar.

Murder by Remote Control (2016) (digital-Empire) 075

Afortunadamente, Dover Publications la reeditó en 2016 en un mejor formato con un nuevo prólogo de Kirchner y un extenso epílogo a cargo de Stephen Bisette que aporta nueva información sobre la obra, sus autores e influencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: