La escritura e influencia de Gail Simone

La más reciente edición de la Argentina Comic-Con significó el regreso a la Argentina de una de las escritoras más influyentes en el mundo del comic superheroico: Gail Simone. La guionista pudo charlar un poco con nosotros y compartir su experiencia como una de las escribas femeninas más importantes de los últimos años para Marvel y DC Comics.

Gail Simone

En 1999, creaste el sitio web Women in Refrigerators, una movida feminista donde denunciaban el mal trato de la figura femenina en el cómic, ¿como nació esta iniciativa?

En ese momento yo vivía en un pequeño pueblo, aunque hoy en día también vivo en un lugar así, y no había ni una comiquería en los alrededores. Había que hacer un viaje de tres horas para ir a la más cercana, entonces empecé a frecuentar foros para poder hablar con otras personas que leyeran y le gustaran las historietas. Entonces me encontré que muchas personas que se preguntaban por qué las mujeres y chicas no leían comics. Y yo me dí cuenta que tampoco estaba leyendo como antes, porque desde muy chica me gustaba leerlos, entonces me empecé a preguntar el por qué de esto. Entonces me percaté que muchos de mis personajes femeninos favoritos estaban presentes en las historias de ese momento nada más que para perder sus poderes, ser asesinadas, violadas o mutiladas. Mientras ellas sufrían toda clase de episodios de violencia, los relatos se concentraban en contar la venganza que debían concretar los superhéroes masculinos. Entonces decidí que había que exponer esto y para explicar un poco por qué la escena parecía tan poco amigable para el público femenino.

20 años después, ¿ves un impacto de esto en la industria y cómo lo definirías?

Primero, definitivamente que lo veo. Ahora tenemos muchísima más variedad de personajes y toda clase de creadores. Esto hace una gran diferencia en la calidad de las historias porque el punto no es que las superheroínas no sufran o no pasen por situaciones violentas, de hecho yo suelo hacer que les pase de todo, sino que esto no sea para servir la narrativa del personaje masculino. Al fin y al cabo después de un tiempo eso se vuelve más una pereza a la hora de escribir. Entonces pensemos nuevas maneras de contar estas historias, presentar personajes y temas nuevos, en vez de machacar la misma fórmula una y otra vez.

Batgirl Gail Simone

Vos estuviste en la Crack Bang Boom en el 2016 y recuerdo que contaste que eras estilista ¿Te fue un desafío pasar a escribir comics? ¿Tuviste algún tipo de formación o preparación previa?

Desde muy chica que yo tenía la idea de ser una escritora, pero crecí en una pequeña granja aislada del resto del mundo en Oregon. Toda mi vida me dijeron que nunca podría ganarme la vida como guionista, entonces parecía un sueño imposible para mi. Y así lo internalicé, empecé a creer todo esto que me decía la gente y así se creó esta imagen en mi cabeza. Pero, una vez que empecé a ir a la escuela, los maestros empezaron a ver que yo tenía ciertas habilidades para la escritura. Entonces me recomendaron que estudie periodismo, porque creían que esa era la única manera de poder vivir de escribir,  y así viví varias situaciones similares más en las que no se respetaba ni mi imaginación ni mi capacidad de narrar ficción. Pero luego pude ir a la universidad y especializarme en artes teatrales y, aunque amé mis estudios, comprendí que lo que más disfrutaba era de escribir el guion más que de entrar en escena. Me interesaba mucho más estar detrás de todo antes que salir al escenario. No obstante, al seguir con esta idea de “no poder ganarse la vida con la escritura” me volví una estilista. Pero el cambio fue muy interesante porque yo naturalmente soy muy tímida y tengo mucha ansiedad social, entonces al principio fue muy difícil porque es un trabajo muy demandante en lo relacional con los clientes. Pero conforme pasó el tiempo pude superarlo y lo disfruté muchísimo aún siendo muy aterrador al principio, y así logré estar más cómoda en ese ambiente. Y aún cuando logré mis primeros trabajos como guionista mantenía mi trabajo a tiempo completo en el salón de belleza. Gradualmente me fui dedicando más a la escritura, pero estaba tan asustada de que no tener más trabajo como escritora que continué a la par con mi trabajo de estilista por seis años. Y al final, cuando estaba por mi tercer o cuarto contrato exclusivo con DC Comics decidí que si alguna vez me iba a poder ganar la vida con esto ahora era el momento. Así que decidí vender el salón y dedicarme a las historietas, entonces fue un cambio muy rotundo porque pasé de una carrera extremadamente social a una mucho más aislada.

Pero al fin y al cabo fue la misma actitud con los comics que con la peluquería, simplemente decidiste enfrentar el desafío.

Sí, solo pensé en que quería hacerlo y lo hice. Lo que sí fue muy difícil fue pasar de un trabajo en el que estas todo el día parado a uno en el que tenes que estar con el culo atado a la silla (risas).

Algunos, antes de ser guionistas manejaban sus propias comiquerías, y luego trataron de hablar con sus clientes sobre sus estilos, influencias y tratar de armar una audiencia propia. ¿Vos trataste de hacer lo mismo en la peluqería?

Lo único que hice fue simplemente, y no digo esto para desmerecer mi trabajo, escribir una columna que parodiaba a la cultura popular solo para divertirme. Y eso llevó a que me paguen por escribirla, y esto continuó en poder escribir comics de The Simpsons porque sus editores leían mis artículos y les encantaron. Y de ahí llegué a Deadpool porque Joe Quesada, que era Editor en Jefe en ese momento para Marvel, le pareció graciosa mi columna y me contactó porque querían que el personaje vuelva a ser divertido. Entonces fue como una suerte de escalones en los que logré ganarme lectores, el cual finalmente explotó cuando comencé a escribir Birds of Prey.

Birds of Prey Gail Simone

Hablando de Deadpool, recuerdo que en Rosario también dijiste que Deadpool era uno de los personajes más machistas del medio, ¿cómo fue el escribirlo teniendo en cuenta tu pensamiento sobre la audiencia femenina?

¡Yo amo escribir a Deadpool! Lo que me gusta de escribirlo tiene que ver con el tipo de humor que se emplea, muchas personas son reconocidas por su estilo de su escritura pero a mi me gusta buscar el estilo que mejor pega con cierta serie o personaje. Y me encanta el humor negro de Deadpool porque al fin y al cabo él viene de la tragedia y me dediqué a hacerlo lo más gracioso que pudiera. Además, cuando me llamaron estaba a punto de cancelarse, entonces prácticamente me dejaron hacer lo que me diera la gana. Amo escribir personajes masculinos, no creo que lo que hablamos antes sea un impedimento para guionizarlos, sino que solamente tengo otro tipo de músculos.

Si bien en el momento en que apareciste representase una figura importante tanto para los personajes femeninos como para el mismo público de este género, algunas autoras ya venían de antes trabajando en esta índole como Ann Nocenti, Louise Simonson y Karen Berger, por nombrar algunas. ¿Basaste un poco de tu trabajo en su experiencia? ¿Tenés algún vínculo con ellas?

El solo hecho de ver que otras lo estaban haciendo y que era posible representó algo muy importante para mi. Y es lo mismo que dicen los nuevos jóvenes que están entrando en la industria. Algunos hablan de que cuando leían mis comics vieron que hasta una mujer que se crió en el medio de la nada podía hacerlo y eso les dio el valor para intentar una carrera en el medio. Eso es realmente importante y el hecho de ver mujeres en la industria es lo que te da el coraje para decir: “Ey, yo también puedo hacerlo”.

¿Conoces el panorama actual de las mujeres en comics? ¿Tenes relación con Kelly Sue DeConnick, Kelly Thompson… ?

Sí, claro, con G. Willow Wilson y Jill Thompson también y la lista sigue y sigue. Hay muchísimo talento creativo femenino en la industria. Mira, cuando estaba escribiendo Red Sonja, Dynamite quería tener a los mejores portadistas del medio para el relanzamiento, gente como Alex Ross y esa clase de autores. Entonces yo les dije que sería realmente interesante tener a todas artistas mujeres haciendo las portadas, ellos me preguntaron si conocía algunas y me dediqué a hacer una lista con todas las posibles colaboradoras. Es así que casi todas las que incluí en el documento, el cual era realmente largo, aceptaron el trabajo, creo que solo una de ellas lo rechazó porque no podía dar con los tiempos. Y eso no solo significó trabajo para ellas sino que también sirvió para que el publisher entendiera que además de que hay muchas mujeres trabajando en la industria, su calidad es tan buena que les permite dejar de acudir con los mismos nombres una y otra vez. Eso me encantó, realmente significó algo especial en las portadas de Red Sonja.

Red Sonja Gail Simone Jenny Frison

El año pasado, Entertainment Weekly nombró a Bilquis Evely como la mejor arista en la industria. Es tan fácil de ver pero algunos editores no tienen los nombres o no las conocen.

Creo que tiene más que ver con los hábitos de la gente y su tendencia a ir siempre al mismo “pozo” para extraer talento una y otra vez. Entonces cada vez que existe la chance de hacer una antología o algo parecido a lo que se hizo en Red Sonja, se les da la oportunidad de que el mundo las vea. Y cuando a alguien nuevo se le da un pequeño espacio en una antología, entonces ya tienen algo publicado que pueden mostrarle a una editorial, y amo ser parte de esta clase de movidas.

También escribiste para la serie animada de Justice League Unlimited, ¿cambió algo  en tu manera de escribir siendo la animación un medio distinto a la historieta?

En realidad tiene más que ver con escribir una historia entretenida, el formato también te da distintas herramientas para narrarla. Y yo fui muy afortunada en trabajar con gente como Bruce Timm, Dwayne McDuffie y James Tucker porque ellos me llamaron y me apoyaron mucho para poder hacerlo. Y algo que me recordó a mis épocas de estudios en artes teatrales fue el hecho de que en animación pude tener a excelentes actores de voz recitar los diálogos que había escrito. Incluso también las canciones que pude escribir para la serie de My Little Pony.

Domino Gail Simone David Baldeon

Hace algunos meses también hablamos con tu colaborador en Domino, David Baldeón, y nos llamó la atención dos cuestiones hablando de Domino:

-David elogió más el hecho de colaborar con vos en el personaje que en el personaje en sí. ¿Te pasó eso con algunos artistas?

La mayoría de las veces me tocó conocer al dibujante una vez que estaba en el proyecto, tampoco es que necesito trabajar con alguien en especial y que por eso agarro distintos encargos. Generalmente lo encaramos juntos o empiezo el proceso de escritura antes de tener a un colaborador asegurado, pero definitivamente prefiero conocer primero quién va a ser el artista así puedo adaptar el tono y las escenas a sus virtudes o sus preferencias a la hora de dibujar. En el caso de David, en realidad yo tenía un estilo diferente para Domino cuando recién estábamos conversando sobre cómo iba a ser la serie. De hecho, pude ver varias historias previas del personaje y me dí cuenta que no tenía mucha personalidad, entonces sabía que tenía que trabajar algunas ideas al respecto. Cuando el editor me mostró las pruebas de David para el comic yo noté que era más caricaturesco y elástico que lo que tenía en mi cabeza, pero cuando vi las primeras páginas me di cuenta que esto era mucho más perfecto que cualquier cosa que me haya imaginado. Él trajo muchísima energía y movimiento, de hecho una de las primeras escenas se lleva a cabo en el noroeste del Pacífico, cerca del lugar donde crecí, y él lo dibujó igual a mi hogar y lo hizo súper divertido para mi, le inyectó una tonelada de personalidad a estos personajes.

-También habló con mucho cariño sobre los guiones que le entregabas. ¿Armas un guion completo con descripciones de las viñetas o son más descripciones para que el artista se guíe y pueda soltarse para dibujar la página?

Escribo guiones completos, ya tuve mis experiencias con lo que llaman “el estilo Marvel” y otros estilos más, pero me decanto por el guion completo. Aún cuando estoy trabajando con un compañero en un proyecto independiente, hablamos sobre qué es lo que queremos hacer primero, sobre qué va a tratar la historia y este tipo de cuestiones. Después me voy a mi esquina y escribo el guion, lo entrego y dejo que ellos hagan su magia con el arte. Una vez entregadas las páginas podemos verlas y ajustar las cosas a medida que vamos avanzando, pero cuando cuando no hago este tipo de escritura me termina llevando cinco veces más tiempo que lo normal. Y los artistas con los que he trabajado saben que, si es que ellos piensan una mejor manera de narrar una escena siempre es bienvenida. Por ejemplo, yo trato de coordinar mucho las escenas de pelea, porque hay mucha personalidad que se puede mostrar cuando se somete a los personajes a esta clase de situaciones de estrés, entonces me gusta que estas escenas den en el clavo con el carisma del protagonista y con la historia. Pero los dibujantes siempre tienen la oportunidad de hacerlo mil veces mejor, lo cual el 100% de las veces lo hacen (risas).

Domino David Baldeon Gail Simone

Agradecemos encarecidamente a Gail Simone por darnos la oportunidad de entrevistarla en la doceava edición de la Argentina Comic-Con.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: