La desfachatez de Massimo Mattioli en Superwest

Las parodias a los superhéroes existen desde tiempos inmemorables. Sin ir más lejos, la Marvel armó Not Brand Ecch, su propia autoparodia en plena Silver Age, y esto es solo dar un pequeño ejemplo. Tópicos, tropos, y (per)versiones del género se aglutinan, pero no son tantas las que adquieren un nivel tan salvaje como esta maravilla del underground comix italiano, craneada por el maestro Massimo Mattioli, acaecido lamentablemente el año pasado.

mattioli_superwest_001

Superwest aparece por primera vez en la revista Frigidaire (fundada junto otros talentos del fumetti como Tanino Liberatore y Stefano Tamburini) donde entre 1981 y 1984 publicó solo dos historias de un total de seis, recopiladas en un tapa dura de Catalan Communications. El resto de las apariciones de esta ratita quedan repartidas entre otras publicaciones italianas y francesas.

La primera aparición, titulada Panic in the City, muestra muy a grosso modo los conceptos básicos del personaje. Es un superhéroe que lucha contra el mal en un mundo antropomórfico, con una estética muy inspirada en Tex Avery y Krazy Kat. La aventura es muy simpática, un villano cerdito convierte el asfalto en arena movediza, Superwest salva el día pero ignora que el villano tendió otra trampa, y convirtió la vereda en arena movediza, quedando atrapado.

Lo que queda en claro es que estamos leyendo una parodia simpática. Desde el vamos, el personaje de civil lleva los pantalones de Micky Mouse, y su traje de justiciero es una copia del de Superman. Pero en las historias posteriores, el concepto toma un giro de 180°. Su siguiente aventura se llama Porno Massacre, un título más que descriptivo y acertado. Y a partir de acá se va forjando la identidad del Superwest.

mattioli_superwest_005

Mattioli no solo se encarga de parodiar la tradición heroica desde el nombre, sino también de homenajear al exploitation, al body horror (con una aventura dedicada al film Scanners, de David Cronenberg), y el slasher, todo bajo la tradición del undergroud comix americano: exageración absoluta de las situaciones, villanos extravagantes, falta de respeto por íconos del medio (un trío de ladrones comete atracos disfrazados como personajes de Walt Disney y Walter Lantz), total despreocupación en los modos del personaje, enmarcado dentro de un trazo limpio y simple, donde el artista se luce por completo.

La virtud más grande de Superwest es saber conjugar el mundo del cine de terror y los superhéroes. El elemento bizarro (en su acepción anglosajona) está presente en todo momento, sin dejar espacio a la seriedad. Incluso así, Massimo se encarga de mostrar cariño en todos los elementos que forman la obra y el personaje. Porque, detrás de una gran parodia siempre hay un grado de homenaje respetuoso, aunque esto depende del ojo del lector.

1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: