Batman Room Full of Strangers: testigo en peligro

Entre todos los personajes de DC Comics, Batman ocupa un lugar privilegiado en parte gracias a los autores de renombre que ha contado a lo largo de los años. La cantidad de comics en los que aparece por fuera de sus series regulares constituye una sobreexplotación de la franquicia que deja poco margen para ideas frescas y enfoques interesantes.

Afortunadamente, existen autores que pueden sacarle provecho al personaje y su entorno aportando su granito de arena a las grandes historietas del encapotado. Tal es el caso de Scott Morse, autor integral proveniente del mercado independiente cuya historieta fantástica Soulwind se publicó en distintas editoriales como Oni Press, Top Shelf e Image Comics. Las colaboraciones del artista en el mainstream son bastante espaciadas ya que, además de priorizar sus proyectos personales, Morse tiene experiencia en el campo de la animación, donde ha llegado a trabajar para diversos estudios de renombre.

Publicado en 2004, Batman: Room Full of Strangers nos presenta a un recién retirado James Gordon que decide tomarse unas vacaciones fuera de Gotham en un hotel a la orilla de la playa. Uno de los huéspedes es un niño llamado Graham que reside desde hace semanas en el hotel junto a su madre, enferma de cáncer. Graham está obsesionado con Batman, llegando a creer que es su padre.

Repentinamente, el cuerpo sin vida de uno de los huéspedes cae rodando por las escaleras y todos se convierten en testigos del hecho, lo que lleva al ex-comisionado a dejar su merecido descanso para encontrar a la persona que cometió el crimen. Al mismo tiempo, Graham verá una oportunidad para demostrarse a sí mismo que es un digno hijo de su “padre”. Sobre el final, Gordon aprenderá por las malas que por más ganas que tenga de dejar su puesto, Gotham y el Murciélago lo perseguirán a donde sea que vaya.

Pese a que la historia pueda parecer sencilla, el trabajo de Morse tanto en el guion como en la faz gráfica convierte a esta historieta en una obra de culto. Su estilo está fuertemente influenciado por gigantes de la animación como Maurice Noble, pero si hay algo que haga realzar su trabajo entre otros artistas es su particular uso del color. En este caso acompaña el clima de la historia y, por momentos, hace que todo parezca irreal, apenas un sueño febril del propio Gordon. De lo único que no se encarga el autor es del letreado, que corre por cuenta de Janice Chiang.

Ya sea para leer una aventura poco tradicional de uno de los personajes secundarios más antiguos de Batman o para disfrutar de un policial tremendamente humano y emotivo, Room Full of Strangers es una lectura inolvidable que bien merece estar incluida en cualquiera de las colecciones dedicadas a Batman que vemos a diario en los kioscos. Además de ser una excelente puerta de entrada a la obra de un autor único que en todos sus trabajos siempre es garantía de calidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: