El granjero de Jesú: Informe de un día

Durante el año 2005, en pleno rebrote de la historieta argentina pasada la crisis del 2001, la posibilidad de publicar a través de un blog (una plataforma gratuita y de fácil acceso para aquel que tenga internet) parecía una idea más que buena. Fue así como un grupo de artistas fundaron Historietas Reales, donde tenían por desafío publicar contenido autobiográfico una vez por semana. En el sitio pasaron muchos militantes de la historieta que venían del fanzine, entre ellos Ángel Mosquito.

TAPA - EL GRANJERO - FINAL

El Granjero de Jesú es como se llamó el segmento de Ángel, que originalmente fue recopilado por la extinta editorial Domus, y que recientemente publicó Maten al Mensajero, en un formato completo y definitivo. El libro está dividido en dos partes bien marcadas entre sí, aunque esté protagonizada por el mismo personaje y sea el mismo artista quien las cuenta. La primera parte recopila las 100 historias contadas en el blog de Historietas Reales entre 2005 y 2007, y la segunda abarca el período entre 2013 y 2016 en el que el autor retomó su alter ego para publicar en el regional Diario de Morón. Además, contiene dos secciones extras con relatos publicados en otros medios.

La primera de las diferencias entre etapas a tener en cuenta es la situación en la que vive el personaje en cada una de ellas. En la primera lo vemos establecido con una pareja y la hija de ésta. En estas aventuras lo vemos evolucionar como estudiante, profesor de dibujo, artista en estado de presentaciones en Buenos Aires o Bolivia y, por sobre todo, una cotidianeidad marcada. Para la segunda parte, Ángel está separado de su primera mujer y convive con otra pareja. Acá vemos otro tipo de desarrollo, teniendo en cuenta que hay seis años de distancia entre una parte y la otra: se convierte en padre, se queda pelado y, a la fuerza, se hace experto en arreglos hogareños.

77

Otra diferencia notoria reside en cómo está llevado el contenido, tanto en el trazo como en el texto. En la primera instancia, la obra más temprana es de un dibujo bastante desprolijo, con líneas duras y de formas más puntiagudas. La segunda parte, por su lado, está más suavizada y con las formas redondeadas. Otro punto que le suma a esta segunda parte y que pudo haber contribuido al cambio de estilo, es que las tiras de diarios salían publicadas a color, aunque el libro las recopila solo en blanco y negro. Aún con este cambio de estilo, el dibujo no se caracteriza por ser sencillo, y si bien la estética siempre es cartoonesca (sobre todo en la segunda parte), muchas de lo visto, desde interiores de hogares hasta transportes y objetos cotidianos, tiene un buen grado de detalle.

72baja

En cuanto a la segunda instancia, hay un cambio rotundo en la manera de contar la vida cotidiana de Ángel. Obviamente, pasar de la libertad absoluta de un blog que puede sortearse cuestiones ATP (aunque tampoco es que en la parte de Historietas Reales nos la pasemos viendo desnudos) a un diario que, al tener un alcance masivo en diversos rangos etarios, por ende las vivencias están un poco más suavizadas en cuanto al lenguaje y las expresiones. Aún así, el artista sigue teniendo esa maestría para darle un tono de “épica” a cosas tan básicas como cambiar el celular o una cañería. De hecho, y para darle un poco más de vuelo poético a las viñetas, en la segunda parte se inventa un personaje, el Ingeniero Turbino Groso Himalaya, con el que tiene las aventuras dedicadas al arreglo de la casa, todas narradas con un insoportable castellano neutro que parodia el doblaje de los canales estilo History o Discovery Channel.

El Granjero de Jesú, si bien tiene como problema quedar un poco anclado en el tiempo, no es una lectura que queda atrasada, sino que hasta nos sirve para ser testigos de la evolución de una persona. Crecemos con él, sufrimos sus penurias, nos reímos de las cosas que le pasan y, al final del camino, te genera una empatía muy grande. Además, tiene el plus de ser de los pocos libros del autor en modo integral, ya que sus otros libros publicados por la editorial son junto al guionista Fede Reggiani. Ideal para disfrutar a unos de los pesos pesados que se puso en su momento a la historieta argentina al hombro para que comience a andar de nuevo, dejando este libro integral como testimonio de épocas optimistas.

95

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: