La madurez en Moto Hagio

Moto Hagio

Denominada como una de las diosas del manga moderno para chicas, Moto Hagio resalta entre sus colegas por ser de esas autoras que expandieron los límites no sólo del género sino también del estilo de dibujo ligado a esta clase de historias. La madurez en su pensamiento está presente tanto en las historias que narra como en la artesanía que utiliza a la hora de plasmar una página. Veamos cómo resuelve la historietista dos secuencias similares pero con climas, públicos y sensibilidades distintas.

Moto Hagio

Es difícil hablar nada más que de una artista de las que conformaron el famoso “Grupo del 24”, la segunda camada de mujeres que revolucionaron el manga a fuerza de madurez, un dibujo excepcional y sensibilidades tan actuales hoy en día que supieron desafiar los convencionalismos de su época, sobre todo en Japón. Moto Hagio resalta en este clan no sólo por su profundidad a la hora de ahondar en los sentimientos de las personas y su empatía con los personajes, sino porque, a lo largo de su carrera, logró amoldar su habilidad gráfica a lo que exigían sus relatos.

Como todo artista japonés posterior a la década del 1950, Osamu Tezuka representó una influencia tremenda en Hagio. “La Princesa Caballero” es citada por muchísimas autoras como esa chispa que despertó su deseo de convertirse en mangaka. Para la narradora en cuestión, si bien esa obra representó el desdoblamiento de los roles entre el hombre y la mujer que estaría presente en sus futuros trabajos, fue “Shinsengumi” la cual hizo que se animara a desafiar a su familia para perseguir una carrera como historietista. Este relato, pergeñado en la época de madurez de Tezuka, narra la trágica historia de un oficial de la ley en la época feudal el cual descubre que uno de sus más cercanos amigos es un espía del enemigo.

Shinsengumi Moto Hagio
“Se supone que debíamos ser amigos…”, la escena que cambió la vida de Moto Hagio.

El conflicto interno, la paradoja sentimental entre el deber y el querer son temas que la artista expande en sus creaciones pero aplicadas a un contexto familiar y costumbrista. Quizás también influenciada por el personaje de tira diaria Sazae-san, creada por Machiko Hasegawa. Es muy fácil conmoverse por una narración de la autora porque, en primer lugar, todos estuvimos en una situación similar por más que sea en otro país o cultura. Y segundo, y quizás más importante, su entendimiento de la psicología adolescente, su introspección y destreza a la hora de expresar esos icebergs de emociones es donde descansa su virtud más importante.

La mangaka muy fácilmente podría haberse dedicado a ser una novelista o, incluso, simplemente una guionista. Pero no, y se agradece en demasía, ya que su dibujo no solo complementa perfectamente su tono y sus climas, sino porque supo evolucionar su artesanía con el paso del tiempo. Veamos un ejemplo de uno de sus trabajos primerizos, “Sayo se cose un yukata”. En este corto relato es muy fácil identificar su influencia Tezukiana en el modelo de personajes, más caricaturesco y estridente a la hora de reflejar sorpresa o sobresaltos. Obviamente que están las convencionalidades del género shōjo, con fondos risueños llenos de flores y collages, o incluso la predominancia de las expresiones faciales para reflejar emociones. Pero con el paso del tiempo Moto Hagio logrará refinar esta cuestión del lenguaje corporal y madurarla no solo para mejorar su destreza gráfica sino para reflejar un espectro más amplio de sensibilidades. Pongamos a esta página de ejemplo:

Moto Hagio ejemplo 1

La historia corta fue publicada en el semanario Shōjo Comic de Shōgakukan en 1971. Si bien este relato no fue de su primer año como profesional, sirve de ejemplo perfecto para analizar esa influencia del “Manga no Kamisama” y cómo, con el correr de los años, logró despegarse para crear una identidad propia. Una simple conversación por teléfono resulta en una divertida dinámica apoyada en las respuestas, el lenguaje no verbal, onomatopeyas y algunos íconos para llevar la lectura. Vale la pena también mencionar que, al tener a una preadolescente como protagonista, el estilo más simple y aniñado está más que justificado también. Pero veamos qué cambia cuando una escena similar ocurre en una trama más madura:

Moto Hagio ejemplo

En este caso la página pertenece a “Las pastillas para ir a la escuela” editada en el número 16 de 1994 para la difunta Big Gold Comics de la misma editorial. En esta secuencia, Betsukai, el protagonista, recibe una llamada de su interés amoroso, Nakagawa, quien está preocupada por un conocido de ambos que podría quedar atrapado en una montaña. Y aquí, obviamente, los diálogos cambian gracias a que se trata de dos personas al borde de la madurez. La duda es clara y directa, incluso hasta ocupando la mayor parte de una viñeta, otras subyacen al diálogo, presentes pero jamás dialogadas. Las expresiones en el personaje principal cambian, ya no son estridentes ni caricaturescas, sino cambios más sutiles. Su semblante se modifica, pero parece no variar mucho en cada panel, distintos aspectos de su preocupación. Un espejo de las emociones humanas, que con el paso del tiempo se van complejizando cada vez más.

Hace falta muchísimo espacio más para diseccionar las influencias y pasiones de Moto Hagio a la hora de hacer historietas. Desde sus semejanzas el teatro Kabuki y el Takarazuka, donde hombres y mujeres interpretaban roles opuestos, hasta su pasión por la ciencia ficción y la Europa de principios del siglo XX. Pero al menos, en sus relatos más costumbristas y autóctonos, se puede identificar su madurez narrativa a través de los años.

One Comment on “La madurez en Moto Hagio

  1. Pingback: La adultez según Osamu Tezuka (parte 2) – 9 Paneles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: