Spider-Man Fever: Una temporada en el infierno

No hay nada más complicado en el sector más mainstream de la historieta que introducir artistas de fuerte impronta autoral en la propia continuidad de las editoriales. Estos proyectos quedan generalmente relegados a miniseries, one-shots o en subsellos, con la intención que empiecen y terminen sin afectar el status quo del personaje. Justamente para el sello Marvel Knights, el artista Brendan McCarthy libera su estilo particularmente ácido para homenajear a dos de las creaciones magnas de Stan Lee y Steve Ditko.

RCO001_1583411348

Mientras Spider-Man combate contra el Vulture, el Doctor Strange recibe en su santuario el diario perdido de Albion Crawley (creo que no hace falta aclarar para quien está dirigido el homenaje/parodia). El libro encantado libera una fuente de magia negra y permite la aparición de un demonio de apariencia arácnida, que rapta el alma de Spidey hacia el reino donde habitan los Arachnix. Strange, testigo involuntario del secuestro, acude en ayuda del héroe.

Spider-Man Fever, miniserie de tres partes, hace el mismo tratamiento que aplicó en su momento Joseph Michael Straczynski en su primer arco al frente de Amazing Spider-Man, que es darle importancia “totémica” a la araña que picó a Peter Parker. Si en esa trama el guionista daba a entender que los poderes del amigable vecino no venían de la radiación, sino de la conexión mágica existente entre él y las arañas, esta miniserie busca darle una vital relevancia al insecto que lo picó. Obviamente, la aparición de figuras místicas da pie para la inclusión del maestro de las artes místicas a lo largo de toda la historia, al punto de convertirse por momentos en protagonista.

Si bien este relato se sostiene a la perfección por un gran equilibrio entre el arte y el guion, lo segundo merece un reconocimiento aparte. No solo porque la dupla Spider-Man/Doctor Strange siempre deja aventuras de alto nivel, sino por cómo McCarthy hace gran tributo a la Silver Age marvelita. Diálogos extensos y autoexplicativos se funden con un grado altísimo de comedia, algo que ya es raro en el Doc (siendo The oath de Brian K. Vaughan con Marcos Martín otra excepción), pero todavía más raro es verlo en los Arachnix, esta tribu de arañas demoníacas que con un aspecto terrorífico se la pasan haciendo chistes sobre comerse a Peter llamándolo “sushi”, muy cercano a una tónica que Stan Lee le impuso al personaje allá por el inicio de los 60.

Y obviamente estas tres revistas son la clara prueba que un artista lisérgico como Brendan McCarthy es idóneo para un personaje como Doctor Strange, título que de hecho le ofrecieron al londinense pero no se llegó a nada. Fever funciona como un artbook donde se pasa de páginas narrativas a splash pages cargadas de información, texturas llenas de colores y hasta aplicación de collages de viñetas del Amazing Fantasy #15, todo esto con la asistencia en colores, efectos digitales y letrado por Steve Cook.

RCO005_1583797112

Spider-Man Fever es una rara avis dentro del personaje. Un poco por la temática de la historia, y otro porque, salvo ese magnifico experimento que fue la serie antológica Tangled Web, es difícil ver al personaje retratado por un artista vanguardista y de culto. Además, resulta curioso que un héroe que lleva encima décadas de popularidad, no tenga tanta obra autocontenida con el nivel de relevancia de un, digamos, Dark Knight Returns. Los ejemplos se cuentan con las dos manos y este es uno de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: