Antropomorfia según Larry Hama

Entre todos los géneros que popularizaron el comic norteamericano en la primera mitad del siglo XX, uno de los más recordados es el de los “funny animals”, historietas protagonizadas por animales antropomórficos. Generalmente publicadas en tiras de diarios, historietas como Pogo de Walt Kelly o Donald Duck de Carl Barks están consideradas como creaciones fundamentales del medio. Cada década tiene al menos una obra importante que pertenezca a ese género, y en la primer mitad de los ochenta se destacó Bucky O’Hare, un conejo espacial líder de una tripulación en un universo poblado por animales.

boh-00

Uno de los autores que estaba dando sus primeros pasos en el mainstream de esa época era Larry Hama, veterano de Vietnam de origen asiático que se desempeñó como asistente de Neal Adams y Wally Wood. Además de ser dibujante y guionista, Hama se desempeñó en editor en DC Comics, donde en 1978 presentaría su primer proyecto personal destinado al público infantil en homenaje a su ídolo Carl Barks. El personaje por ese entonces se llamaba Buck Bunny y tranquilamente pudo haber sido el primer título creator owned publicado por esa editorial.

Al principio Hama se iba a encargar de escribir y dibujar su obra, que sería entintada por Neal Adams. Pero todo cambió cuando ambos conocieron a Michael Golden, que por ese entonces estaba en las mieles del éxito debido a su trabajo en Micronauts. La maestría que demostraba Golden en este título de Marvel basado en una línea de juguetes de Hasbro fue suficiente para que ambos declinaran dibujar la revista dejándola en manos de alguien que podía hacer un trabajo mejor.

Para cuando se publica la historieta, Hama ya era más conocido debido a su labor como guionista del comic de G.I Joe, que cambió para siempre la forma de escribir historietas basadas en licencias de juguetes. En 1984, Continuity Comics, la editorial de Adams, lanza el primer número de Echo of the Futurepast, una antología cuyas primeras páginas presentan las aventuras de Bucky O’Hare.

boh-21

Bucky es un conejo verde, capitán de la fragata Righteous Indignation, cuya tripulación alberga personajes tan estrafalarios como una gata telépata, un pato pirata de cuatro brazos con acento irlandés y un robot cíclope. Todos ellos forman parte de la organización S.P.A.C.E, que está en guerra desde hace años con el Toad Empire, una sociedad de sapos materialistas lideradas por una computadora maligna llamada KOMPLEX, responsables de arrasar cualquier planeta que tengan delante.

Tras escapar de las naves del imperio, el protagonista decide activar el acelerador de fotones de la nave para salvar su vida y la de su tripulación, aunque desconozca lo que pueda llegar a pasar. Mientras tanto en la Tierra, el niño genio Willy DuWitt se resigna a la incomprensión de sus padres, no tiene interés en asuntos cotidianos y la ciencia es la única actividad que lo salva de morir de aburrimiento. Al llegar a su cuarto, detecta unas señales inusuales en su acelerador de fotones y encontrará a estos animales extraordinarios que lo convencerán de unirse a su causa y así participar de una travesía inolvidable que lo llevará a cruzar a otro universo para acabar con la tiranía del Imperio.

boh-11

Aunque superficialmente parezca una obra que utiliza todos los clichés de la space opera de su tiempo, Bucky O’Hare sobresale por el guion de Hama, que logra incluir la dosis justa de humor sin descuidar la aventura y la crítica social. Los personajes son sumamente entrañables y, al ser una aventura de menos de sesenta páginas, nos deja con ganas de más. Sobre todo si esas páginas están dibujadas por un Michael Golden en el mejor momento de su carrera, dando sobradas muestras de su talento en expresiones faciales, fondos y máquinas. Todos los personajes están llenos de vida y por más que sea un producto apuntado al público infantil, es lo suficientemente interesante como para engancharnos con el elenco y el universo en el que habitan. Los colores de Cory Adams son bastante buenos para la época pero tapan un poco los detalles del arte de Golden, un defecto que fue corregido en la reedición de Vanguard Press del 2006.

El éxito de Bucky O’Hare fue inmediato y el guionista llegó a escribir una secuela, que hasta el día de hoy permanece inédita. Hama y Golden siguieron trabajando en títulos de Marvel como G.I Joe y The ‘Nam, dándonos algunos de los mejores comics de acción de la segunda mitad de los ochenta.

Bucky O'Hare

En 1992 se realizó una serie animada que, si bien no estuvo a la altura del material original, logró popularizar lo suficiente al personaje como para que se pueda reeditar en varias oportunidades el material del comic. Además, generó un recordado merchandising de figuras de acción y videojuegos. Hace unos años se habló de un relanzamiento encabezado por una película animada, pero no se supo más nada.

A pesar de haber quedado en el olvido para muchos, esta historieta tiene bien ganado su status de obra de culto y merece ser rescatada como algo más que un artefacto nostálgico de su época: cuando el mainstream estaba por entrar en el periodo del grim and gritty, dos autores taquilleros le pusieron todo el amor y la dedicación para hacer una historieta apta para todo público, divertida y emotiva como pocas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: