Crímenes y Castigos: Un disparo en la oscuridad

Si bien la figura histórica de Carlos Nine es reconocida en los anales de la historieta argentina, la triste realidad es que el material recopilado en libro en este país suele escasear más que abundar. En 2016, Hotel de las Ideas comenzó a corregir ese error con la publicación de El Patito Saubón, y ahora, dentro de la Colección Regreso, en la que también se repatrió una obra de Alberto Breccia, es turno de otro libro de Nine, una experimentación artística con el noir como excusa.

Tapa Crímenes

Ilustrador devenido en historietista, Carlos Nine venía de deslumbrar en las tapas de la Revista Hum®, lo que le aseguró un pase dentro de la misma editorial (Ediciones de la Urraca) hacia la Fierro. Comenzó con la serialización de Keko, el Mago y un año después dio con Crimen y Castigo, como se la conoció originalmente. Pero esta historieta contaba con una particularidad: las historias se publicaban en reiteración de contratapa y contratapa, ya que su gran mayoría duraban dos páginas. Esto se dio ya que eran las únicas secciones, además de la tapa, en las que se imprimía a color.

Crimenes y Castigos es un fantástico ejercicio de experimentación en cada uno de los aspectos que hacen a la historieta: por un lado, las historias están enmarcadas dentro de los preceptos de la literatura noir más básica, clichés incluidos. Tres investigadores privados protagonizan cada relato y van contando en primera persona los casos que les acercan. Pero todos los artífices de estas narraciones están teñidos por un halo surrealista empujado por el dibujo de Nine. Mientras el uso de acuarelas suman colores ocres y sombreados que le imprimen un curioso realismo, los personajes son marcadamente deformes. Como rompiendo una barrera entre lo real e irreal, criaturas antropomórficas se mezclan con mujeres de cuerpos esculturales y en el medio se cuelan dos clones de Popeye y Olive, en pleno tributo a E. C. Segar, en el marco de una historia cargada de metalenguaje.

C&C 01

No es menor la mención de las particularidades del dibujo y las bondades de la paleta de colores que aplica Carlos sobre los dibujos, ya que, mientras la contratapa deslumbra con su impresión, otras apariciones del artista dentro de la Fierro eran publicadas en blanco y negro. Es interesante observar al Patito Saubón original que apareció en la revista, ya que la edición de Hotel de las Ideas, clon de la francesa, está redibujada y a color, y ver cómo el registro es distinto, igual de exacerbado, pero con menor peso.

Y por otro lado, el artista decide prescindir por completo de cualquier atadura del espacio que generan los paneles y los globos de diálogo, ubicando las imágenes y textos de forma anárquica, pero aún así conservando un hilo narrativo coherente. Más que leer un comic común y corriente, parece que tenemos frente a nosotros un sketchbook de Nine, con escritos que arman una historia con pies y cabeza. Como para sostener esta idea, el dibujante ha hablado en entrevistas no solo de la necesidad de una franca experimentación, sino de dibujar para uno mismo. Incluso ha afirmado en una entrevista con Sandra Russo al inicio de su carrera, que para él publicar nunca fue “el objetivo más importante”.

CRIMENES Y CASTIGOS_interior FINAL-37

Nine ha sabido definir a la Fierro como una “revista laboratorio”, un lugar donde los artistas podían dar rienda suelta a sus expresividades más salvajes, y la clara prueba es Crimenes y Castigos. Una lectura que se asemeja más a ver, justamente, cómo un artista trabaja en situación de experimentación, agarrando los preceptos básicos de la historieta y los deforma por completo, una deconstrucción casi avant-la-lettre de todas las cosas que pueden ser posibles con una página, si se tiene la genialidad necesaria.

Imposible no cerrar la nota haciendo mención a la labor de Hotel de las Ideas, no tanto por una linda edición en gran tamaño (a pedido de los herederos de Nine) sino por la idea de esta colección. Probablemente una de las deudas más pendientes que tiene la historieta argentina es compilar de manera respetuosa muchas de las grandes historias que han aparecido a lo largo de los años en antologías nacionales o de Europa, y que el paso del tiempo en este país las ha dejado indiferentes, mientras que en otros se ha podido disfrutar de nuestros artistas. Por más rescates de uno de los momentos más altos de creatividad en la historia del comic nacional.

C&C interior2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: