La adultez según Osamu Tezuka (Parte 5)

Nuevamente la venganza es el tópico principal de la obra de hoy. Pero como sabemos, la inventiva de Osamu Tezuka siempre fue más allá de los temas o géneros, complejizando las historias con giros o elementos extravagantes que bien podrían desentonar en una premisa más básica, si esto ocurriera en manos de otro autor, tal vez menos capaz. Lo que comienza como una historieta más de mafiosos, termina escalando sin techo para convertirse en un relato de body horror con elementos psíquicos.

Tetsu no Senritsu (The Melody of Iron), serie que se publicó entre 1974 y 1975 inicia con el casamiento de Arisa, una joven japonesa, y Eddy, un italoamericano que pertenece a una de las familias mafiosas más grandes de Estados Unidos, los Albani. En el medio queda Dan, hermano de Arisa y el protagonista de esta historia. Tras el casamiento, Dan es “aceptado” por los miembros del clan Albani pero, luego de presenciar un acto delictivo que involucra a los mafiosos sin que él lo supiera, es catalogado como traidor y sufre la pérdida de sus brazos como vendetta.

Hasta acá estamos en presencia de un comic centrado más en la mafia, pero como dije antes, el manga no kamisama no hace las cosas ni tan fáciles ni tan sencillas. Tras ser rescatado y atendido en un hospital de pocos recursos, Dan entra en contacto con el doctor Macintosh, un judío que escapó de un campo de concentración mediante el uso de poderes telequinéticos, y que dedicó el resto de su vida a perfeccionarlos. Macintosh no solo le enseña a liberar sus habilidades psíquicas, sino que además le otorga dos brazos mecánicos que solo puede mover con el uso de estas técnicas. Comienza así el viaje de Dan, en busca de venganza por la vida quitada.

El conflicto es movilizado por una narrativa que posee una fuerte e incómoda impronta de tensión. Arisa no sospecha cuáles son las verdaderas intenciones de su marido y para peor no sabe qué le ocurrió a su hermano y por culpa de quién. Comienza a ser una prisionera de Eddy, quien trata de mantenerla al margen. La trama estira estos momentos con escenas mudas basadas en miradas y en cambios de plano y contraplano, donde la naturaleza matona del marido se va a haciendo evidente tanto el mundo como su matrimonio deja de ser de un lecho de rosas para ella y se vuelve algo que ella ignora.

A diferencia de Arabastā, donde la venganza está a la orden del día con métodos poco prácticos, en Tetsu no Senritsu no hay un sentimiento de misantropía generalizada, sino más bien una premisa muy básica, donde predomina la Ley del Talión. Pero claro, Tezuka le añade el complemento fantástico para hacer de esta una aventura particular, y no solo eso, sino que la complejiza: los brazos al estar en contacto con el inconsciente de Dan, se convierten en autómatas asesinos, lo cual le despierta un sentimiento de culpa ya que solo busca vengarse de Eddy sin tener que matar a otra gente.

Y al elemento sobrenatural que da pie a un baño de sangre (aunque sin ser exageradamente explícito), se le añade otro elemento, el body horror, adelantándose a conceptos que exploraría algunas décadas después gente como Shintaro Kago o Junji Ito. Todo esto apoyado en la crudeza que Tezuka genera con sus dibujos, que mezclan su clásico estilo cartoonesco, con imágenes de perros mutilados, gente sin brazos y mucha pérdida de sangre, como si de un slasher se tratara.

Tal vez dentro de una injusta comparación con el resto del corpus de la obra de Tezuka, Tetsu no Senritsu pierda en comparación con otras, al ser una historia corta, incluso menor. Pero sirve como ejemplo para mostrar a un artista, si bien en la cúspide de su oscuridad personal y relatos oscuros, que todavía le encuentra algo de gusto a la aventura. Algo light para ser adulta, muy adulta para ser un shōnen, es la percepción que deja el manga al terminarse, aunque como es habitual en este período del maestro, el final feliz y la redención están muy lejos de concretarse. Esas son cosas del pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: