Black Widow: Mi pasado me condena (Final)

Última parte de este recorrido por las miniseries de Black Widow publicadas en los sellos Marvel Knights y Marvel MAX. Tras la buena recepción de Homecoming, la editorial vuelve a convocar a Richard K.Morgan para realizar otra miniserie de seis números, que se publica en Noviembre de 2005 bajo el título Black Widow: The Things They Say About Her.

En esta ocasión, Parlov no se encarga de los layouts, pero su reemplazante es nada más y nada menos que Sean Phillips, que junto a las omnipresentes tintas de Bill Sienkiewicz logran que el aspecto visual de la miniserie no decaiga en ningún momento. También se encargan de las portadas, que dan un salto de calidad notable respecto a las anteriores.

La trama continúa inmediatamente después de los sucesos ocurridos en Homecoming, con Natasha convertida en prófuga del gobierno estadounidense mientras investiga la desaparición de Sally Ann, víctima de una red de trata de personas en Cuba. Tras reunirse con Yelena Belova en La Habana, la protagonista inicia una guerra sin cuartel contra el crimen organizado, lo que llamará la atención tanto de sus antiguos aliados, Nick Fury y Daredevil, como de Martin y Kestrel (villanos de la miniserie anterior). Con tal de salvar la vida de Sally, la Viuda sucumbirá a su sed de venganza al recurrir a los peores métodos para conseguir sus objetivos.

La aparición de Daredevil le sirve al guionista para ridiculizar la lógica binaria de los superhéroes, contrastándola con el crudo mundo en el que se desenvuelve Natasha, repleto de atrocidades, injusticias e intereses cruzados entre el mundo del crimen y la política. Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos dejan sus diferencias de lado, vulnerando derechos humanos de inocentes para solventar los negocios de unos pocos. Sin ser un mal producto, las innecesarias secuencias protagonizadas por Nick Fury y Daredevil hacen que el guion de esta miniserie pierda fuerza en comparación con su predecesora.

Por fortuna, el trabajo conjunto de Phillips y Sienkiewicz logra mantener el interés del lector hasta el final. El trazo del primero en este momento de su carrera era bastante mas rígido que el de Parlov, pero lo complementa con una puesta en página más arriesgada y experimental, además de poseer un dominio absoluto del contraste y las sombras. La página que abre el segundo número es una muestra perfecta de como el dibujante aprovecha la crudeza de su trazo para reforzar climas y enfocarse en la narrativa.

Cabe destacar la grilla de entre cinco y seis viñetas por página, que los artistas van modificando según los climas que propone el guion, utilizando paneles panorámicos en las escenas más violentas. Los close-ups a los rostros de los personajes son algunos de los momentos donde el entintado de Sienkiewicz se luce como nunca, al igual que las secuencias de flashbacks narradas mediante splash pages. El quinto número presenta una secuencia psicodélica memorable por romper los bordes tradicionales de las viñetas para realzar la vulnerabilidad e indefensión dentro de la mente de la protagonista, a la que Phillips y Sienkiewicz dotan de una mirada amenazante durante toda la obra. La paleta de colores a cargo de Dan Brown es impecable y está repleta de secuencias donde predominan el azul y el violeta lo cual realza el dibujo y le da un aspecto sombrío muy particular.

Aunque la editorial no lo haya vuelto a convocar, Morgan tenía una idea para una tercera y última miniserie que enfrentaría a Natasha con el presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, sus aportes al origen del personaje quedarían integrados en la continuidad tradicional del personaje durante varios años. Ambas miniseries fueron publicadas en varias ediciones tanto en inglés como en castellano y se encuentran con relativa facilidad en comiquerías y son un excelente punto de entrada para nuevos lectores que quieran leer algo del personaje sin remontarse a sus aventuras anteriores.

En 2010 se publicó una última miniserie fuera de Marvel Knights y, tras aparecer en Iron Man II, Black Widow tuvo su primera serie regular que duró solamente ocho números. Posteriormente, Natasha tuvo otra oportunidad en manos de un equipo creativo conformado por Nathan Edmonson y Phil Noto, que lograron realizar la etapa más extensa del personaje hasta la fecha: veinte números sumamente recomendables, que, junto a la posterior etapa de Mark Waid y Chris Samnee, lograron una excelente recepción del público y la crítica especializada.

Hemos llegado al final del recorrido dedicado a las minis de Black Widow. Una excelente oportunidad para repasar estas obras que fruto del talento y dedicación de sus autores lograron darle el status que se merece como uno de los personajes de culto del Universo Marvel. ¡Do svidaniya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: