Memorabilia: Revolver Horror Special

El mundo de las antologías británicas vivió una época dorada que inicia en 1988 con la aparición de Crisis. La buena recepción de ésta llevó a la editorial Fleetway (que también publicaba la 2.000 A. D.) a planear una antología que compita con Deadline, que apuntaba a un público más cercano a la música inglesa que al comic.

Así nació Revolver, una antología de culto que a pesar de su corta vida, logró ser recordada por publicar obras como el Dare de Grant Morrison y Rian Hughes (también encargado del diseño del magazine), Rogan Gosh de Peter Milligan y Brendan McCarthy o Purple Days, un comic sobre Jimi Hendrix por Charles Murray y Floyd Hughes, además de ser editada por el ex-Crisis Peter Hogan. Luego de su tercer número, Revolver editó su primer especial temático, promocionado con un tour por diversas comiquerías de Inglaterra.

Publicado en octubre de 1991, el Revolver Horror Special reunió a muchos autores que, en su gran mayoría, recién estaban dando sus primeros pasos. La propuesta de abordar el género de terror en su vertiente más cotidiana logró sacar lo mejor de varios equipos creativos, pero sin duda la más destacable fue la colaboración de una dupla célebre, que por ese entonces daba cátedra en Miracleman: Neil Gaiman y Mark Buckingham.

Titulada Feeders and Eaters, esta historieta nos presenta el encuentro en un café entre Gaiman y un sujeto de aspecto moribundo, que resulta ser un antiguo compañero de trabajo llamado Eddie Barrows, al que Gaiman recordaba por ser tan apuesto como mujeriego. Tras preguntarle qué le pasó, Eddie le cuenta al guionista que años atrás vivió en una casa familiar junto a otro huésped, la anciana Miss Corvier. Tras dejarle unos hongos podridos de obsequio, esta señora desaparecerá por completo y luego de encontrarla en un estado lamentable, solo le pedirá comer un poco de carne cruda para sobrevivir, pero no cualquier tipo de carne…

El ritmo del guion de Gaiman, acompañado por el dibujo a color directo de Buckingham, logra una historieta tan inquietante como inolvidable. El artista demuestra su talento para resaltar el clima macabro utilizando una grilla compuesta en su mayoría por estrechas viñetas verticales, cuyos bordes blancos van manchándose de sangre en escenas clave. La paleta de colores, repleta de abundantes azules y negros le da un clima muy particular a la notable escritura de Gaiman.

Además de esta joya, la antología tiene otras historietas de calidad que vale la pena mencionar: El portadista John Bolton se encarga de dibujar The Wishing Hour, con Nicholas Vince como guionista en un relato acerca de un niño que le vende el alma al diablo para convertirse en una bruja, una idea muy bien ejecutada donde el artista aprovecha la brevedad de la historia para meter menos viñetas por página y le pone todo al dibujo a color directo.

Garth Ennis y Phillip Swarbrick presentan una suerte de versión punk del clásico personaje británico Dennis The Menace, que debería haberse publicado en Crisis. David Hine escribe y dibuja Martin, una historieta acerca de un bibliotecario paranoico que se involucra en una conspiración alienígena, narrada enteramente en nueve paneles por página.

Mark Millar y Phil Winslade realizan Mother’s Day, la historia de un oficinista que vive junto con el cadáver de su madre a modo de recuerdo de una infancia perdida, de lo mejor de estos primeros años de la carrera de Millar. Después hay otros guiones más flojos que tienen dibujantes muy interesantes como Will Simpson, Tony Wright y Edmund Bagwell. Además, una historieta de Jamie Delano y Shane Oakley pensada originalmente para publicarse en este especial, vería la luz años después en el número 99 de Dark Horse Presents.

El balance general es muy positivo, pero lamentablemente no alcanzó para que la antología capte la atención del gran público y, al poco tiempo de cerrar en su séptimo número, se publicó el Revolver Romance Special a modo de epílogo. Feeders and Eaters fue adaptada, con algunas modificaciones, en la serie live-action Neil Gaiman’s Likely Stories, lo que motivó a que fuera reeditada en 2018 por Dark Horse en un tomo que reúne todas las historias cortas realizadas por la dupla, también llamado Likely Stories.

Anteriormente también había sido reeditada en el segundo número de Asylum, antología de la ignota editorial Millenium que también publicó The Witching Hour de Bolton en su primer número. Ambos se consiguen con relativa facilidad, convirtiéndose en una alternativa para conocer dos maravillosas historias cortas de una época del comic inglés que fue una verdadera revolución creativa, llena de ideas frescas y originales que resisten el paso del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: