Diseccionando Ongoings: Madman Comics de Mike Allred (Parte 2)

Final de este breve recorrido por los 20 números que conforman Madman Comics, la primera serie larga que tuvo el mítico personaje de Michael Allred. Como bien había indicado, lo que más separa a esta segunda mitad de la anterior, es que ocho de los diez números son parte de dos sagas de cuatro issues cada una, que tratan de darle cierta congruencia a la historia que, si bien tiene una trama principal marcada, solía ramificarse número a número dejando varias incógnitas en el camino.

El número once es probablemente uno de los puntos más altos de toda la serie. Titulado como The Truth About Everything… and All the Rest!, Allred plantea su propia versión del origen del universo, cuya forma fue dada a través de “la nota” (una negra, para ser más exactos). Mientras observamos esta teoría sobre la creación basada en moods musicales, Frank Einstein continúa atrapado dentro de sí mismo, consecuencia de lo ocurrido en el número anterior. Así, comienza a develar poco a poco quién fue en su vida pasada, de quién es el cadáver realmente y qué es esta misteriosa organización llamada Tri Eye de la cual vemos pequeñas apariciones. A partir de acá, dos sagas breves.

Pero antes de avanzar, hay que mencionar algunos cambios puntuales, tanto dentro del título como en Dark Horse. En 1998, se cierra el imprint Legend en el que Madman se publicaba. El reemplazo, en cierta manera, fue Maverick, coordinado por Diana Schultz. Acá se publica, por ejemplo, Sin City de Frank Miller, quien de paso “cede” el nombre Maverick, de unos de los personajes de su mítica serie noir. En el caso de este título, el traspaso se da a partir del número 16, donde también baja la calidad de impresión, pasando de un papel ilustración a uno más rústico. Además, a partir del número 12 y hasta el 16, a la serie se le integran back-ups a cargo del canadiense Bernie Mireault.

También hay que señalar que el personaje creció fuerte a nivel popularidad, al punto que se gestaron varios crossovers con héroes no solo alternativos como The Jam (del ya mencionado Mireault) o Nexus (de Mike Baron y Setve Rude), sino también con Superman, hecho todo por Michael Allred en una co-edición con Dark Horse y DC Comics. Lo curioso es que todas estas historias forman parte del cánon de Madman, y son mencionadas por el personaje como hechos que ocurrieron dentro de un marco temporal.

THE EXIT OF DR. BOIFFARD (Madman Comics #12-15)

Frank está completamente contrariado por la desaparición de su creador, por lo que emprende un viaje por su cuenta luego de una pelea contra el Dr. Flem. En el camino se cruza con The Moth y The Silencer, creaciones de Steve Rude para Dark Horse, que también buscan al Boiffard para sus propios beneficios e intereses. Frank logra escapar, terminando en una isla desierta donde convive con un naufrago y su mujer, una criatura marina con forma femenina.

Los capítulos más intimistas de la serie son estos cuatro números, a los que se les puede sumar tanto el anterior como el que sigue. Completamente alejados de la impronta de acción, aunque hay algunas trompadas en el número 13, Allred escribe y dibuja en un registro casi alienígena si se tiene en cuenta que pasaba en la historieta en esos años salvajes. Frank tiene mucho diálogo interno y con su pareja, Joe, que se afianza más como sostén de la relación y una mujer completamente fuerte e independiente, que incluso puede resolver ella sola sus propias peleas a puño. Además, si bien la incógnita de su real origen sigue presente, él entiende que el doctor Boiffard le otorgó con su resurrección una nueva vida y oportunidad, darle la posibilidad de ser alguien más aparte de un ex-asesino a sueldo dentro de una extraña organización.

Cuando en la primera parte de la nota di mi visión subjetiva sobre si Madman Comics es o no una historieta de superhéroes, estos números reafirman dicha postura, pero ya trascendiendo la idea de parodia u homenaje, haciendo algo completamente distinto, más similar a un slice of life dedicado a un cadáver reanimado con algunas habilidades excepcionales. Cuando se suele decir que, en sus inicios, Marvel Comics superó a DC Comics por cómo retrataban a los superhéroes, sacándolos del pedestal de “dioses” para bajarlos un poco más a tierra, acá Allred retoma esas mismas ideas, pero maximizando las apariciones de momentos íntimos tanto del personaje por su cuenta como con sus relaciones. Es más clave qué pasa con Frank y su vida que contra quién pelea número a número.

Como intermedio, está el Madman Comics #16 reseñado en la pasada semana especial sobre la Navidad.

THE G-MEN FROM HELL (Madman Comics #17-20)

Ya en la recta final de esta serie, los últimos cuatro números se centran en el concepto de los “G-Men From Hell”, que se relacionan con Mattress y Crept, los maltratadores jefes de Joe que odian a Frank y que originalmente eran agentes del FBI de dudosa moral víctimas fatales en un trágico accidente, y que buscan cierta “redención” para evitar caer en el Infierno y llegar al Cielo. El tono de la historia cambia abruptamente al dejar de lado la mirada intimista para ser un cómic de espionaje con ribetes esotéricos.

A diferencia de los números anteriores, estos estan cargados de acción y pelea y tal vez son los más flojos del arco. Y en cierto punto, inconsistentes, ya que la historia a partir de acá se centra en ellos, y si bien se muestran y cierran algunas puntas de la historia (como qué pasa con el doctor Monstadt, histórico antagonista del personaje desde sus inicios), éstas se hacen de manera apresurada, mientras el foco está en dos personajes que aparecían esporádicamente con ojos rojos pero de golpe pasan a ser el centro de atención. Sin embargo, estos números se aprovechan para mostrar el dibujo de Allred completamente abocado a la acción y al movimiento, dejando bien clara la versatilidad del dibujante en la puesta en página.

Hablar nuevamente del arte del matrimonio Allred es repetir los mismos elogios que figuran en la primera parte de la nota, así que la pata artística hoy queda reducida a mencionar a los artistas que pasaron por la “back cover picture exhibition”: Frank Frazetta, Paul Rivoche, el ya mencionado Rude, Chris Ware, Arnold Pander, Dan Brereton, Jay Stephens, Peter Kuper y Daniel Clowes. Como siempre, los lujos están a la orden del día.

Y hasta acá llegamos con Madman Comics pero no con las historias del personaje. A finales del título, Michael un poco “cansado” decide dar paso a The Atomics, un spin-off donde Frank hace algunos cameos y que duró 15 números. En 2007, Madman volvió a tener un título propio en Image, con Madman Atomic Comics, que duró otras 17 revistas, finalizando así la carrera historietística de este mítico personaje, al que obviamente esperamos que vuelva con nuevas aventuras regulares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: