Las Viñetas de Nueve Paneles: Pablo Vigo

Viñetas Nueve PaViñetas Nueve Paneles Brian Janchezneles Brian Janchez

Una nueva entrega de Las Viñetas de Nueve Paneles, el espacio donde convocamos artistas de nuestro país para que cuenten en primera personas aquella viñeta que marcó un antes y un después para sus vidas y carreras. Hoy, quien fuera nuestro invitado al podcast de 9 Paneles en julio del año pasado, Pablo Vigo:

Creo que tenía siete años… ¡No! de hecho SÉ que tenía siete años cuando mi mamá le regaló a mi papá, para el día del padre, la primera edición de Todo Mafalda (en cuya página de legales especifica “Primera edición: Abril de 1993”). Un libro que me parece que es tan común en las casas argentinas como “El Lado Oscuro de la Luna”, o un disco de Enya para cualquier padre nacido alrededor de 1955.
A mi ya me gustaban las historietas, pero no sabía que leer. Con la excepción del reciente arribo de Todo Mafalda las únicas historietas que habían en casa estaban en la última página del diario. El nombre Mafalda me era familiar, y la había visto dibujada, pero hasta ese entonces nunca había leído una de sus tiras. Después de almorzar mientras los adultos seguían hablando o discutiendo (ya que estamos hablando de mi familia), le “robe” el libro ese, que debería pesar lo mismo que yo, a mi papá y me senté en un sillón a leerlo.

Decir que me gusto sería la obviedad mas grande de cualquiera de las experiencias humanas. No hay tira o historieta con la que me haya reído mas que con Mafalda, que me haya fascinado mas que con Mafalda, y pocas con las que me haya identificado mas con todos y todas sus personajes. Y después llegó esta viñeta protagonizada por el personaje que menos me gustaba. Vemos a Susanita noqueando con su soliloquio a Felipe, un gato de la calle, y a Miguelito. Tanto ella como los otros personajes están dibujados muy chiquitos y competitivamente hablando todas las lineas van para abajo a la izquierda. Tan sobrecargadas de dialogo están las viñetas que las palabras ya no importan y se vuelven una pared de sonido. Pared de la cual no importa su contenido para el chiste, pero si su música. Este fue un recurso que nunca antes había visto en la historieta y quede completamente fascinado con las posibilidades del medio.
Pienso muy seguido en esta tira. Y agradezco haberla encontrado, y le agradezco a Quino que la haya hecho. Y le agradezco a Susanita, la única que la pudo haber protagonizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: