Una pelea según Frank Miller y Walter Simonson

Los crossovers o encuentros entre franquicias han sido habituales en el mainstream norteamericano durante varias décadas, pero rara vez se destacaron por ser productos memorables y la sobreexplotación que sufrieron a partir de los noventa les quitó gran parte de su atractivo. Afortunadamente, hay excepciones: en el mejor momento de sus carreras, Frank Miller y Walter Simonson se encargaron de realizar Robocop vs Terminator, una excelente historieta que ofrece mucho más que un simple combate entre dos personajes icónicos del cine de ciencia ficción. Antes de escribir esta historieta, el guionista ya había realizado los guiones de la segunda y tercer película del policía robótico, que fueron modificados al momento de la filmación de ambas películas.

En mayo de 1994 se publica el primero de los cuatro números de la miniserie, con una premisa sumamente interesante: una mujer que combate a Skynet en el futuro viaja a la Detroit del pasado para detener al verdadero responsable de la creación de los Terminators: Alex Murphy, mejor conocido como Robocop. Su cerebro es la clave para que en un futuro cercano, Skynet pueda crear a los autómatas y someter a la humanidad, por lo que deberán viajar en el tiempo para evitarlo. Esto le da la excusa perfecta a los autores para volver a mostrar varias escenas desde ángulos distintos, lo que convierte al recurso de los saltos temporales en un vehículo narrativo sumamente interesante.

Otro acierto de Miller es capturar de manera fiel el tono de ambas franquicias sin que ninguna pierda protagonismo, con una Detroit llena de civiles armados hasta los dientes y robots estúpidos ( los ED-209) que se disparan entre sí. Esto contrasta con el sombrío futuro de los Terminators, que intentan convencer a Murphy de unirse a ellos ya que lo consideran un padre. El conflicto interno del agente es una de las partes mas interesantes del guion y demuestra que mas allá de los combates y viajes en el tiempo, la humanidad del protagonista es la clave para que el escritor nos regale momentos sumamente emotivos, muy a tono con la primer película dirigida por Verhoeven. Frente a una amenaza imparable, el cyborg arriesgará a perderlo todo con tal de evitar un futuro peor que su presente.

Sin un artista adecuado, esta historieta hubiese sido algo muy distinto, pero afortunadamente Walter Simonson realiza un trabajo notable, de los mejores de su carrera. Con una energía y dinamismo digna del mejor Jack Kirby, el fuerte del artista va mas allá de las espectaculares escenas de acción y violencia entre humanos y robots. Su dominio del escorzo y la narrativa es notable, incluso se da el lujo de incluir páginas protagonizadas casi en su totalidad por onomatopeyas con tipografías diseñadas específicamente para la ocasión, convirtiéndose un elemento muy presente en esta historieta al igual que las líneas cinéticas. La composición de página es muy variada y aunque hay varias splash-pages no entorpecen para nada los momentos del guion. Incluso en las escenas más relajadas, todos los personajes del artista transmiten movimiento y vida propia.

John Workman (fiel letrista de Simonson hasta la actualidad) hace un trabajo formidable y en cuanto al color, Rachelle Menasche se encarga de los primeros dos números y Steve Oliff de los dos últimos, y ambos coloristas se amoldan muy bien a los climas que propone la historieta. Oliff es más espectacular y llamativo, pero el trabajo sobrio y elegante de Menasche también es digno de destacarse. Para realizar esta historieta, los autores trabajaron bajo el clásico método Marvel, lo que hace que el trabajo de Simonson sea todavía más importante, ya que Miller agregaba los textos recién después de ver las páginas dibujadas por el artista.

El éxito comercial de esta historieta motivó a que tuviera su propio merchandising, como un recordado videojuego para varias consolas de su época. Incluso llegó a ser tenida en cuenta para adaptar a una futura película de ambas franquicias, que lamentablemente no llegó a buen puerto. Fue reeditado por Dark Horse en el formato hardcover y en 2014 se publicó Robocop vs Terminator: Gallery Edition, una edición especial en formato grande que reproduce fielmente los originales de Simonson.

One Comment on “Una pelea según Frank Miller y Walter Simonson

  1. Es una historia del carajo. Mas sobría que las peliculas originales. El momento en que capturan a Murphy y lo meten en la Net es DE TERROR. Digno de un body horror de Cronenberg.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: