El invierno según Chuck Dixon y Jorge Zaffino

Entre todos los artistas argentinos que han trabajado para el mercado norteamericano, pocos tuvieron un volumen de producción tan variado y novedoso como Jorge Zaffino. Junto al no menos prolífico Chuck Dixon, se encargó de dibujar Winterworld, una miniserie de tres números publicada entre 1987 y 1988 en Eclipse Comics, ambientada en un mundo post-apocalíptico sumido en un invierno permanente, que el paso del tiempo convirtió en una historieta de culto, afortunadamente hoy rescatada por la editorial argentina Doedytores.

La premisa es sencilla: en un futuro desolador, un tipo duro llamado Scully sobrevive como puede intercambiando bienes a otras tribus a cambio de elementos básicos como combustible, comida o armas de fuego. En el medio de una de sus transacciones se topará con Ween, una niña que lo ayudará a sobrevivir, incluso en el medio de una prisión de máxima seguridad conducida por seres humanos aberrantes, que explotan a sus prisioneros sin piedad alguna. Junto a la fiel mascota de Scully, los tres atravesarán situaciones terribles, en un mundo donde la vida no vale nada.

Con un guion directo y efectivo, los aportes más notables de Dixon son la voz en off del cínico protagonista y los diálogos, absolutamente verosímiles y precisos para la época. Todo lo demás, es mérito de Zaffino, que realiza uno de sus trabajos más memorables: por fuera de su increíble dominio del blanco y negro y las tramas, lo más interesante que tiene la obra es la unión entre una historia de aventuras clásica (con una grilla tradicional de seis viñetas por página) con el ingrediente personal del expresionismo y los clásicos personajes grotescos característicos del artista. Con sus muecas siniestras y miradas inquietantes, resultan ideales para el clima opresivo y desolador del argumento de Dixon.

Las escenas de acción son otro punto destacable de esta historieta, en donde Zaffino se luce como pocas veces, consagrándose como un poeta de la violencia. Esto convierte al producto final en una clase de dibujo pocas veces vista, además de ser un ejemplo ideal de una historieta puesta en valor debido al trabajo del artista, algo poco frecuente en un medio que siempre minimiza su importancia en la creación de un comic. Adjudicar todo el crédito del trabajo a los guionistas sin hacer una sola mención a la labor de los dibujantes es una gran injusticia, que merece subsanarse.

Winterworld fue rescatada en 2009 por IDW en una lujosa edición de tapa dura en formato grande, que incluye la obra original reeditada a blanco y negro por primera vez junto a la secuela inédita Wintersea, con un dibujo muchísimo más minimalista y despojado, y un guion con una bajada de línea ideológica más explícita por parte de Dixon. La historia iba a concluir con Winterwar, pero la muerte de Zaffino en 2002 truncó los planes del guionista y recién después de la reedición de IDW se decidió a continuar la historia junto a Jackson Guice, Tomás Giorello y portadas de Gerardo Zaffino, hijo del artista original y un profesional de primer nivel por derecho propio. En estos tiempos pandémicos, el relato se convierte en una lectura interesante, que como muchas otras obras de ciencia ficción de la época, corre el peligro de anticiparse a un presente cada vez más crudo, hostil e incierto: hay que pasar el invierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: