El romance según Howard Chaykin

A pesar de ser un elemento recurrente del género, en las últimas décadas no es muy común encontrar historietas de superhéroes donde el romance tenga un protagonismo central en la trama que vaya mas allá del interés amoroso del protagonista o alguna boda con final amargo. El retorno de Howard Chaykin al mundo de la historieta en 2003 de la mano de Mighty Love, publicada en DC Comics, constituye una excepción a la regla y demuestra que se pueden hacer historias románticas de manera moderna, sin recurrir al melodrama típico del mainstream superheroico.

Inspirada por la película “You Got an E-Mail“, esta obra nos presenta los encuentros y desencuentros del abogado progresista Lincoln Reinhardt y la conservadora detective de la policía Delaney Pope. A pesar de detestarse mutuamente en la vida civil, cuando cae la noche se convierten en los vigilantes urbanos Iron Angel y Skylark y logran entablar un romance, sin llegar a conocer la verdadera identidad del otro. El robo de un blindado que oculta una conspiración de las altas esferas de la ciudad será el detonante para que ambos se involucren dentro y fuera de la ley con tal de encontrar a los verdaderos responsables.

Pese a lo atractivo de la premisa, el principal mérito de esta obra no está en su tono humorístico o sus diálogos mordaces repletos de ironía, sino en la manera en la que está narrada. Chaykin yuxtapone constantemente las secuencias que nos muestran las vidas civiles y nocturnas de ambos protagonistas para remarcar sus coincidencias y diferencias en distintas secuencias que incluyen páginas enteras compuestas por viñetas panorámicas tanto en las tomas de la ciudad como en las secuencias de acción, repletas de onomatopeyas inspiradas en el trabajo de Ken Bruzenak, letrista habitual del autor que no llegó a participar en esta ocasión.

El ritmo cinematográfico en la narrativa y los diálogos hace que la lectura sea sumamente ágil, pero es inevitable detenerse para apreciar elementos como la atención al detalle en las vestimentas o los clásicos acercamientos a los rostros de los personajes (con sus características cejas arqueadas). El resultado a nivel visual es sumamente cuidado y demuestra que a pesar de su ausencia, el autor no había perdido ni un ápice de su destreza y talento. La paleta de colores de Dave Stewart (también encargado de los separadores) es excelente y se echa en falta que no hayan vuelto a colaborar ya que lo complementa de manera ideal.

Excepto alguna escena de desnudez, el tono de la obra es bastante más ligero que a lo que vemos habitualmente en otros trabajos anteriores. El final deja con ganas de ver una secuela de la que al día de hoy no hay noticias, pero el autor retomará tanto el tono de comedia romántica como el juego de espejos paralelos en dos historias cortas para su colaboración en el cuarto número de la antología Solo. Descatalogada durante años, Mighty Love fue recuperada por Dolmen a principios de año en la primer edición en español de esta obra constituyéndose en una excelente puerta de entrada para todo aquel que quiera leer algo distinto y conocer la carrera de uno de los autores más interesantes de la historieta mundial.

One Comment on “El romance según Howard Chaykin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: